Quantcast

Yemen.- Los huthis mantienen su avance hacia Adén, el refugio de presidente Hadi

ADÉN, 25 (Reuters/EP)

Las fuerzas del movimiento huthi, con el respaldo de varias unidades sublevadas del Ejército, han tomado una importante base aérea situada a 60 kilómetros de Adén y continúan con su avance hacia esta importante localidad portuaria del sur del país en la que se ha refugiado el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y las fuerzas que le apoyan.

Tras hacerse con la base aérea de Al Anad, los huthis y los militares sublevados, apoyados por vehículos blindados, han seguido avanzando hasta situarse a solo 20 kilómetros de Adén, donde Hadi permanece refugiado desde que salió en febrero de la capital yemení, Saná.

Coincidiendo con el avance de los huthis, varios aviones de guerra no identificados han bombardeado un distrito de Adén en el que está ubicado el palacio presidencial de Hadi, según han informado varios residentes. Las baterías antiaéreas han abierto fuego contra las aeronaves.

La caída de Yemen en una guerra civil ha convertido al país en un frente crucial en la rivalidad entre Arabia Saudí, de confesión suní, e Irán, la principal potencia chií de la región, acusada por Riad de estar apoyando a los huthis.

Las monarquías suníes de los países vecinos de Yemen han condenado la toma de Saná por parte de los chiíes por considerarla un golpe de Estado y han propuesto una intervención del Ejército a favor de Hadi.

Funcionarios estadounidenses han asegurado que Arabia Saudí está trasladando equipamiento militar pesado que incluye artillería a áreas cercanas a su frontera con Yemen.

Aunque la batalla está siendo librada públicamente por el movimiento huthi, muchos en Adén creen que el instigador real de la crisis es el expresidente Ali Abdulá Salé, muy crítico con Hadi. Salé fue el autor de un duro golpe para Adén en 1994, cuando como presidente terminó con un movimiento secesionista en el sur del país en una guerra corta pero brutal.

A diferencia de otros líderes regionales depuestos en el marco de la denominada Primavera Árabe, a Salé le permitieron quedarse en el país. Militares del Ejército cercanos a Salé han advertido el miércoles en contra de una injerencia extranjera y han asegurado en la página web de su partido que Yemen afrontaría una acción así «con toda su fuerza».