Quantcast

Las primeras hipótesis del accidente de avión apuntan a una despresurización o a un error informático

El trágico accidente del avión de Germanwings se ha cobrado la vida de 150 personas que viajaban a bordo desde Barcelona hasta Dusseldorf. Un día después siguen las incógnitas y los operativos de rescate de los cuerpos de los pasajeros.

Los investigadores apuntan a que el descenso de ocho minutos que hizo el aparato sin que el piloto hiciera ninguna llamada de emergencia pudo deberse a una despresurización y pérdida de conocimiento de los pilotos, por congelación del sensor de altitud o por un error informático. La pérdida de conocimiento que podría haberse producido por una despresurización lenta podría explicar el por qué no se hizo la llamada de emergencia. Aunque no descartan ninguna hipótesis, estas son las que suenan con más fuerza para explicar el terrible accidente.

El avión, un Airbus A320 de 24 años de antigüedad, había pasado la revisión el día de antes de volar, por lo que no constaron averías ni fallos técnicos. Despegó a las 10:00 horas del aeropuerto de El Prat y voló sin problemas durante unos minutos por espacio español pero, al llegar a los Alpes, comenzó a descender súbitamente sin que se expliquen aún las causas, pues el tiempo era bueno y no había turbulencias.

El impacto se produjo entre las localidades francesas de Digne y Barcelonette y los expertos sospechan de un fallo mecánico que pudiera explicar las causas del siniestro, antes de que se analice la primera caja negra encontrada que recoge las conversaciones.

El equipo de rescate ha reanudado esta mañana la recuperación de los cuerpos y restos del Airbus A320 que ha dejado 150 vidas rotas, de las que, al menos, 42 son españolas.