Quantcast

Exfoliar cuerpo

Exfoliar el cuerpo es muy importante para deshacerse de las células muertas que se acumulan día a día en la piel, haciendo que esta esté mucho más áspera y poco luminosa. La exfoliación es un proceso y un método perfecto para sanar cualquier tipo de piel, ya que se recomienda en todos siempre y cuando se realice de la forma adecuada y usando los productos indicados específicamente para ello.

Hay muchos productos exfoliantes para el cuerpo y para la cara. Con estos se debe tener especial cuidado ya que no es adecuado que se usen también para otras partes, ya sea a propósito o por error. La mayor diferencia es que el grano es mucho más fino para los del rostro, al contrario que los gruesos que son corporales.

La primera cosa que hay que hacer antes de exfoliar el cuerpo es darse un buen baño y, con la piel húmeda, aplicar la crema especial. Es mejor que la piel esté algo mojada para que se extienda de forma más fácil y suave, ya que si está seca puede hacer mucho daño por los granos que contiene. Por tanto, los movimientos deben ser muy lentos y sin mucha presión para que así mejorare la circulación por los vasos sanguíneos.

Es muy importante prestar atención a las zonas del escote y los pechos, pues son muy sensibles y delicadas, así que se puede utilizar exfoliante de cara. Una vez que la crema esté echada y se haya masajeado no hay que dejarla actuar durante algunos minutos. Esto solo se hará si se trata de una mascarilla.

El proceso de exfoliar el cuerpo se debe hacer, como máximo, una vez por semana y tenerlo en cuenta para que no se abuse porque si no la piel no mejorará su estado, sino que sucederá lo contrario, lo empeorará.

A pesar de exfoliar el cuerpo, siempre después de aclarar y secar se debe aplicar crema hidratante, la que se use habitualmente para que se absorba con mayor eficacia y la piel se beneficie más de los nutrientes que le ha aportado el producto.

Un exfoliante casero muy usado es el que se obtiene de mezclar aceite con sal, aunque no se recomienda si la piel es muy sensible. También se puede hacer con miel, limón y azúcar, los tres ingredientes mezclados y listos para aplicar. Otra opción es poner un poco de café con la crema limpiadora y aplicarlo por el cuerpo como si se tratara de un gel. Son muy sencillos de hacer y la piel lo agradece.