Quantcast

A juicio por forzar el desnudo de su hija para hacer fotos sexuales

Según detalla el Ministerio Público en su escrito de calificación de los hechos, la procesada se encuentra divorciada y tiene dos hijos menores de edad, identificados como S. y J.F., que se encuentran «internos», pero que el 29 de marzo de 2013, día del cumpleaños de S., estaban con ella en su domicilio «disfrutando de las visitas establecidas de fines de semana alternos».

De acuerdo a la versión de la Fiscalía, la madre llamó a la niña para que «fuera al dormitorio» y le exigió que «se desnudara», si bien «ante la renuncia y negativa de ésta», la acusada «le bajó los pantalones y le despojó sus ropas, dejándola con el cuerpo desnudo».

Mientras tanto -agrega la fiscal- «le decía que le iba a hacer con el móvil unas fotografías de contenido sexual con evidente ánimo de excitar la libido de terceras personas para enviárselas vía 'Whatsapp' a unos conocidos».

Después de que el otro hijo menor se «negara» a hacer dichas fotos, como le había «requerido» su madre, ésta se postró «a continuación asimismo desnuda al lado de la menor en la cama mientras seguía realizando fotos, mientras la menor le exigía que borrara las que al parecer hubiera hecho».

La Fiscalía sostiene que dichas «sesiones fotográficas» se sucedieron «a lo largo de los dos días siguientes», y se efectuaron además «varios archivos de vídeo» de madre e hija «desnudas», y la acusada además le anunciaba a la niña que «iba a venir un hombre» y que tenía que «acostarse en la cama en medio de los dos», sin que «ello finalmente tuviera lugar».

Así las cosas, la Fiscalía considera que estos hechos constituyen un delito continuado relativo a la prostitución y la corrupción de menores por el que solicita la imposición de una pena de un año de prisión para la acusada, así como que se le prohíba acercarse a sus hijos a menos de 100 metros y comunicarse con ellos, y que se le prive de la patria potestad de los mismos.