Quantcast

Cómo hacer crepes

Conocer cómo hacer crepes es muy fácil, más de lo que se piensa. Son un postre muy rico y dulce que puede estar a nuestro gusto y añadirle todo cuanto queramos, además de que también puede servirse salado y comerse a modo de comida de primer o segundo plato. Hay cientos de maneras de combinarlos, aunque ya depende del gusto de cada uno.

Se pueden tomar para desayunar, para merendar ya que se pueden improvisar sin ninguna dificultad. Solo hay que tener en cuenta un par de consideraciones y consejos. Lo primero que hay que hacer es fabricar la masa casera para que sea más sana y se pueda calcular la cantidad, aunque hay supermercados que venden marcas de masa en polvo especial y ya preparada para hacer crepes.

Los ingredientes principales son leche, entera a ser posible, mantequilla, harina floja o de repostería, huevos, azúcar y una pizca de sal. También se puede echar un poco de aceite para que no se peguen. La cantidad debe ser moderada y lo primero que para hacer un rico crepe es tener todo esto a punto para ir poco a poco echándolo.

El primer paso es mezclar la harina con la leche y el azúcar, mezclarlo lentamente y sin prisa para después echar los dos o tres huevos junto con la mantequilla. Lo mejor es ponerlo en un recipiente en el que no se manche nada más ya que con la batidora hay que tener precaución por eso.

Cuando ya se tenga la masa hecha, habrá que dejarla en la nevera reposando durante una hora, aproximadamente, para que la textura se suavice y no queden apenas burbujas. Después de esto es muy sencillo hacerlos, ya que tan solo hace falta una sartén o crepera, para quien la tenga, y untarla con mantequilla para que, a fuego medio, el crepe salga delicioso. Hay que calcular bien la cantidad, depende del grosor que se quiera se debe echar más o menos, aunque los más ricos son los más delgados y finos.

Un crepe solo necesita un minuto o dos para cocerse bien por los dos lados, aunque a veces la sartén necesitará engrasarse más para que se quede doradito por ambas partes. Nunca se deberá elevar la temperatura demasiado al principio, pero si progresivamente a medida que se vaya cocinando el crepe.

El relleno que puede ser de lo que más guste. Desde chocolate líquido hasta paté o jamón york, cualquier ingrediente está riquísimo con esta masa, lo único que para hacer un crepe con algo por dentro habría que añadirlo siempre después de cocinarlo.