Quantcast

Detección e intervenciones breves, bases del abordaje del alcohol en Atención Primaria

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La Atención Primaria es clave para prevenir y minimizar los daños que causa el alcohol, siendo la detección, las intervenciones breves y la remisión al especialista, los principales abordajes de su abuso, según ha explicado el profesor Julio Bobes, presidente de SOCIDROGALCOHOL.

«El sistema de Atención Primaria es capaz de realizar anamnesis y consejos sobre hábitos que comporten riesgos de salud debido al uso o abuso de alcohol y, por lo tanto, pueden desarrollar prevención sobre el estado de salud general y sobre la accidentalidad, tanto en la adolescencia como en la edad adulta. Por otra parte, la asistencia primaria puede detectar y facilitar al consumidor excesivo de alcohol, orientación y tratamiento y, en caso de que se supere el recurso, derivar a atención especializada», afirma.

Según la última encuesta EDADES presentada hace unos días, el consumo de riesgo de alcohol entre la población española es del 4,5%, lo que representa 1.600.000 personas (1.300.000 hombres y 300.000 mujeres); y cerca del 0,4% de la población entre los 15 y los 64 años presenta una posible dependencia (120.000 personas).

Además, el alcohol está detrás del 3,6% de los fallecimientos en España y se relaciona con el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud sobre la situación mundial del alcohol y la salud en 2014.

Pero a pesar del importante papel preventivo que juega la Atención Primaria, el alcance de la identificación y puesta en marcha de programas de intervención breve en casos de consumo abusivo y nocivo de alcohol en este nivel asistencial es limitado, con la identificación y asesoría breve en menos de 1 de cada 10 bebedores de riesgo.

En la misma línea, se manifiesta el coordinador del área de Neurociencias de SEMERGEN, el doctor José Ángel Arbesú, al afirmar que «es posible que el porcentaje de diagnóstico sea bajo». «Los perfiles de pacientes que llegan a Atención Primaria son quienes consultan por algún problema médico derivado del consumo de alcohol y a los que se suelen realizar análisis y ecografía abdominal que confirman la sospecha diagnóstica; otro perfil viene determinado por quejas de familiares preocupados que prácticamente obligan al paciente a venir a consulta», afirma.

Actualmente, la detección del consumo de alcohol en Atención Primaria se realiza mediante su cuantificación y diversos test, por lo que ven necesario sistematizar y unificar criterios a la hora de abordar el consumo de riesgo de alcohol y de reforzar la formación del personal sanitario en este tema.

FALTA FORMACIÓN Y MOTIVACIÓN

No obstante, los expertos advierten de que la falta de motivación, la escasez de tiempo y de formación se encuentran entre las principales barreras para el cribado y los programas de intervención breve.

Bobes considera que para mejorar esta situación se deberían desarrollar actividades de prevención y promoción de la salud mental en las distintas etapas del ciclo vital. Además, cree oportuno mejorar la competencia del médico de Atención Primaria en detectar, diagnosticar y tratar a las personas que abusan o presentan adicción al alcohol. Fundamentalmente, «toda la mejora pasaría por el impulso del desarrollo de los profesionales de Atención Primaria en el campo de las adicciones. Asimismo, sería de gran valor que el médico de Atención Primaria siga de forma coordinada con los servicios de salud mental y sociales a las personas adictas al alcohol».

Para el doctor Arbesú se requiere un seguimiento cercano con apoyo motivacional para mejorar la autoestima y evitar situaciones o lugares donde se producía el consumo, utilizar el apoyo de familiares, amigos y el desarrollo de conductas alternativas. La percepción de la autoeficacia por el paciente es importante para consolidar el cambio de conducta.

Ambos expertos recuerdan que los médicos generales tienen la posibilidad de detectar casos de dependencia del alcohol que necesitan tratamiento. «Lo que se requiere ahora es establecer las estructuras necesarias para que puedan llevar a cabo esas intervenciones o aumentar los casos que deriven al especialista», señalan.