Quantcast

Detenida por intentar castrar a mordiscos a su novio

Dicen que después de la tormenta llega la calma. Para muchas parejas puede que funcione, e incluso que discutan solo por el revolcón de reconciliación, pero en el caso de Amber Ellis, la mujer que casi castra a su novio, tras una disputa lo mejor es alejarse de ella.

Esta joven de Oklahoma ha sido detenida tras intentar castrar a su marido, algo de por sí bastante perverso pero que toma mayor impacto al conocer la herramienta elegida: sus propios dientes. Como si se tratase de la leona más feroz que caza en la selva, Amber Ellis acabó la discusión atacando donde más podía dolerle a su pareja, y en definitiva a todos los hombres.

Según publicó 'New York Daily News', los vecinos escucharon una fuerte disputa verbal que llegó a su final con un fuerte portazo. Cuando su novio pensaba que ahí había acabado el asunto y que tarde o temprano se reconciliarían, se echó a dormir como cualquier otra noche. Sin embargo, cuando se despertó encontró a su mujer mordiendo su pene.

Asustado e impactado por la carnívora reacción de su novia, en su intento de huida recibió varios golpes con un portátil. Pese a que la policía llegó a tiempo para salvar su miembro, el hombre fue trasladado al hospital, donde le atendieron por las distintas heridas que le había provocado la agresión.

Mientras su novio -o ex, dependiendo de las ganas de reconciliación que le hayan quedado- se recupera en casa, la mujer está a la espera de juicio y podría quedar en libertad bajo el pago de una fianza de más de 30.000 euros.