Quantcast

Al Sisi promulga una ley antiterrorista que da amplios poderes para ilegalizar grupos y organizaciones

EL CAIRO, 24 (Reuters/EP)

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, ha promulgado una ley antiterrorista que da a las autoridades más poderes para ilegalizar grupos por cargos que van como perjudicar a la unidad nacional para perturbar el orden público.

La medida, anunciada en la Gazeta oficial este martes, seguramente incrementará la preocupación entre los grupos de defensa de los Derechos Humanos ante la represión de las libertades obtenidas tras la revolución de 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak.

Las autoridades han reprimido con contundencia a la la oposición islamista, laica y liberal por igual después de que Al Sisi, entonces jefe del Ejército, derrocara al presidente islamista, Mohamed Mursi, el primero democráticamente electo en el país, en julio de 2013 tras multitudinarias protestas en su contra.

Según la 'Gazeta', la ley permite a las autoridades actuar contra cualquier individuo o grupo considerado una amenaza para la seguridad nacional, incluidas personas que perturben el transporte público, en una aparente referencia a protestas.

Las definiciones laxas sobre las amenazas a la unidad nacional podrían dar a la Policía, acusada de abusos, luz verde para aplastar la disidencia, en opinión de los grupos de Derechos Humanos. El Ministerio del Interior asegura que investiga todas las denuncias de actuación indebida y está comprometido con la transición democrática en Egipto.

En virtud de un mecanismo de la ley, los fiscales piden a un tribunal penal que declare a los sospechosos terroristas y se inicie un juicio. Cualquier grupo designado terrorista será disuelto, estipula la ley. Asimismo permite la congelación de bienes pertenecientes al grupo, sus miembros y sus financieros.