Quantcast

Trucos para quitar el hipo

No hay cosa más desesperante en el mundo que sufrir, así sin avisar, un ataque de hipo. Pasan los minutos y hacemos miles de cosas y ninguna funciona. Sin embargo, hay numerosos trucos para quitar el hipo.

Pero… ¿Qué es exactamente el hipo? ¿Por qué se produce? Es un espasmo que es provocado de forma involuntaria por el diafragma, ese músculo que se encuentra en la zona de los pulmones. El espasmo viene acompañado de un cierre rápido de las cuerdas vocales, lo cual acaba permitiendo que se produzca ese sonido tan extraño.

A pesar de ser común en bebés y recién nacidos, en el resto de personas también aparece y lo hace sin una razón aparente. Es molesto, incómodo y por eso se han generalizado varios trucos para quitar el hipo. ¿Cómo se puede detener? Pese a que no existen demostraciones científicas que demuestren su validez, existen algunas formas que sí son efectivas en personas que lo padecen eventualmente. 

La primera de ellas, y quizás la más conocida, es la de beber agua agachando el cuerpo hacia delante. También es bastante popular la de aguantar la respiración durante unos segundos. Ambas son poco efectivas. Sin embargo, existe una más desconocida pero que provoca un éxito inmediato: respirar dentro de una bolsa de plástico. El monóxido de carbono que inhalas de esa acción provoca una reacción en la zona del diafragma, provocando que el hipo desaparezca. 

Otro de los trucos para quitar el hipo es el de exprimir un limón en una cuchara grande y tomarlo de forma directo. Esta operación puede repetirse hasta en dos ocasiones, más no porque podría afectar la acidez del cítrico al organismo. 

Hay otros trucos para quitar el hipo que son desconocidos e igual de efectivos que los que comparte el saber popular. ¿Sabías que estirar la lengua puede evitar que ese molesto sonido te ponga de los nervios? Al parecer, según apuntan varios médicos, de esta forma se estira la garganta y se abren las cuerdas vocales.

Cualquier técnica de distracción es importante cuando tienes hipo. Muchos expertos recomiendan que la mejor forma es llenar un vaso de agua e intentar beberlo con una cuchara pequeña mientras esta roza tu oreja– sí, no te asustes que no te va a pasar nada-. Hablando de soluciones extrañas para quitar el hipo, también puedes beber agua tumbado con las piernas apoyadas en la pared. El cuerpo lo entiende como otra técnica de distracción y el agua se convierte en un relajante natural de las cuerdas vocales. 

Estirar el diafragma no es fácil pero también puede ayudarte a que desaparezca el hipo. Para conseguirlo, debes inspirar lentamente hasta que no aguantes más. El aire debe mantenerse unos 30 segundos y a partir de ese momento expira hasta que los pulmones se vacíen. El hipo habrá desaparecido. Y no, lo de los sustos no funciona. ¡Un mito de los grandes!