Quantcast

PSOE: 'El balance de Cospedal es más personas en pobreza y 53.000 parados más'

El PSOE de Castilla-La Mancha seguirá pidiendo al Gobierno regional la puesta en marcha de Planes de Empleo para desempleados mayores de 55 años y jóvenes de Castilla-La Mancha, así como la creación de un Fondo Autonómico de Emergencia para las familias en situación de pobreza y en riesgo de exclusión social, porque Castilla-La Mancha, «con Cospedal, está peor que hace 4 años».

Así lo ha asegurado Matilde Valentín, portavoz de Bienestar Social del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes regionales, que ha resumido la gestión de María Dolores de Cospedal señalando que, «desde que es presidenta, el 36,7% de la población de Castilla-La Mancha -771.066- está en riesgo de pobreza o exclusión social, 9,5 puntos por encima de la media nacional, y hay 53.000 parados más».

Valentín ha afirmado también «que las políticas de recortes de Cospedal también han convertido a Castilla-La Mancha en la comunidad autónoma donde la desnutrición y el riesgo de pobreza y exclusión social infantil es la más alta de España -más de 200.000 niños no comen adecuadamente- y en ser líder en la reducción del gasto en servicios sociales de 2011 a 2013, con más de 300 millones de euros al año», ha informado el PSOE en nota de prensa.

«El gran mérito de Cospedal ha sido situar a Castilla-La Mancha en las mayores tasas de pobreza y de exclusión social. Pedimos que si Cospedal entró como elefante en cacharrería, salga con humildad y ponga en marcha programas contra la pobreza energética, la desnutrición infantil y el gravísimo problema del paro en nuestra región», ha indicado Valentín.

La diputada socialista ha asegurado que esos datos, conclusiones de estudios e informes de instituciones europeas y españolas, «tiran por tierra el mensaje triunfalista del PP y de Cospedal, porque son, sobre todo, el resultado de una política despiadada que ha hecho un terrible daño a los colectivos más desfavorecidos y a las clases medias de nuestra tierra».

Valentín ha citado como ejemplos la disminución en más de un 75% del programa de pensiones y prestaciones asistenciales, la eliminación de las ayudas a más de 38.000 viudas y la reducción de las que percibían las familias numerosas, así como los «recortes de los programas destinados a la cooperación, a los servicios sociales básicos, a la infancia, a la tele-asistencia y ayuda al domicilio».

En el ámbito de la dependencia, también ha destacado que en el periodo de mayo de 2011 a diciembre de 2014, «casi 8.000 personas en lista de espera ya no reciben ninguna prestación o servicio, 15.000 familias han dejado de tener derecho, 4.500 familias son atendidas menos y 9.000 trabajadores del sector ya no cotizan».