Quantcast

Cómo hacer un currículum

Para saber cómo hacer un currículum lo primero que debemos preguntarnos es a qué tipo de puesto queremos optar: los expertos recomiendan personalizar al máximo este documento, lo mismo que la carta de presentación, en función de la oferta de trabajo, destacando aquello que pueda ser más relevante para el reclutador en cada ocasión. Es más trabajoso pero da mejores resultados.

Por otra parte, no es lo mismo optar a un puesto de administrativo que a uno de creativo publicitario. En el primer caso se buscará una persona en la que primen características como la responsabilidad o la capacidad organizativa, el aspecto del currículum tiene que ser serio, mientras que en el segundo se valorará la creatividad, con lo que no tienen sentido enviar un CV hecho con una plantilla de Word.

Dicho esto, para hacer un currículum, sea como sea, siempre hay ciertas virtudes que debes salvaguardar: la claridad, la brevedad y la organización. Los responsables de Recurso humanos suelen ser personas muy ocupadas a las que hay que convencer (a veces en pocos segundos) de que somos al persona adecuada. Para ello hay que procurar que puedan ver la información esencial de un vistazo.

La claridad y la organización se logran dándole a nuestro currículum una estructura clara: datos personales, formación, idiomas y experiencia son los apartados que siempre deben figurar. El orden no tiene que ser necesariamente éste; de hecho, hoy día a menudo se valora más la experiencia que la formación reglada, por lo que puedes optar por adelantar este apartado.

¿Has oído hablar de eso que llaman ‘competencias’ y ‘habilidades’? Quiere decir que a los reclutadores de hoy no les interesa tanto saber cuál era tu puesto en otra empresa como qué tipo de problemas prácticos eres capaz de resolver. Si en el aparatado de experiencia puedes añadir una línea con una breve descripción de tareas en cada uno de los puestos que hayas desempeñado, mejor que mejor. Y si además utilizas su jerga y llamas a estas tareas ‘competencias’ y ‘habilidades’, mejor que mejor. Les encanta.

Una modalidad de estructura que ha ganado adeptos en los últimos tiempos es el llamado currículum funcional. Frente al currículum cronológico tradicional, en el que se va detallando la experiencia en función de las fechas (generalmente en orden inverso), en esta variante el orden se establece en función de los distintos trabajos desempeñados: por ejemplo, una persona que haya desempeñado diferentes trabajos en el sector audiovisual podría ordenarlo en apartados como ‘guión’, ‘cámara’, ‘producción’… etc.

El currículum cronológico tradicional funciona bien en gente con una trayectoria laboral clara y más bien estable. Si nuestra experiencia es más bien dispersa y hemos trabajado en muchos sitios distintos, la estructura funcional resulta más efectiva.

Si hay algo en lo que no puedes fallar para hacer un buen currículum es en los datos personales, por favor. Pude parecer una obviedad, pero mucha gente tiene el currículum hecho desde hace años y se olvida de actualizar datos tan esenciales como su número de teléfono o su e-mail.

También se puede usar una herramienta online para crear tu curriculum vitae en 3 sencillos pasos.