Quantcast

Cómo hacer pan

¿Cómo hacer pan? Puede parecer complicado pero, en realidad, no lo es. Solo hace falta paciencia y calma para hornear perfectamente ese alimento que tanto nos gusta y que muchos son incapaces de quitar de sus dietas aunque se lo prohíban. A pesar de la creencia popular de que el pan engorda, una cantidad moderada no afecta en el peso. Además, se puede consumir integral o de cereales para digerirlo mejor, o sin sal para las personas con hipertensión.

Hoy en día hay miles de panes, con sus diferentes formas y sabores, pero todos guardan la esencia en el sabor, en la levadura, en esa miga tan jugosa por dentro. Cada vez son más las personas que prefieren fabricarse el suyo propio en su casa, a su gusto, echando lo que quieran y de la forma que les apetezcan. Es uno de los alimentos más básicos del mundo y elaborarlo es muy sencillo.

Hacer pan es mucho más fácil de lo que se piensa aunque siempre se pueden hacer varios tipos y con diferentes ingredientes. El básico que se compra en las panaderías normales si se hace casero está mucho más sabroso y sano, ya que eres tú mismo quien elige las cantidades necesarias de sal y azúcar.

Lo primero que hay que tener son las cosas especiales para fabricar el pan. La harina que se tiene que usar se llama de fuerza y es fácil de encontrar en todos los supermercados, así como la levadura específica para fabricar este alimento. En el mismo cuenco donde se echen estas dos cosas se tiene que remover la sal y el azúcar a tu propio gusto, para que ni esté salado ni esté azucarado, con agua que esté por debajo de los 40º, aproximadamente.

Cuando ya se tiene la masa, se pone en el molde que deseemos para darle una forma alargada, circular o, incluso, para hacer panecillos. Estos moldes son especiales para el pan aunque también se pueden utilizar los que son para repostería.

Con la masa ya hecha, se debe dejar fermentar durante unas dos horas tapada con un film transparente para que no se estropee con el ambiente. Cuando esto ya se haya conseguido, habrá que meterlo en el horno y dejarlo hacer hasta que esté al gusto, más o menos tostado.

Ahora que ya se sabe cómo hacer pan, podemos empezar a mezclarlo con distintos complementos. Este proceso siempre se tiene que realizar en el cuenco donde esté mezclada la harina con la levadura y el agua, nunca al final pues se pueden quemar. Se puede enriquecer el pan con cereales o pasas, o también utilizar semillas de sésamo, ingredientes integrales y, en el caso de las personas celiacas se puede sustituir la harina de trigo por otras que sean de maíz o de arroz.