Quantcast

Cuenca contará con 27 nuevos aparcamientos gracias a las mejoras de la ORA

La ciudad de Cuenca contará con 27 nuevos aparcamientos merced a la ejecución de cuatro obras que, con un presupuesto de 150.000 euros, serán ejecutadas con cargo a las mejoras que ofrece la empresa concesionaria del servicio de ORA y cuyo plazo máximo de ejecución es de tres meses, según ha explicado el alcalde, Juan Ávila.

En declaraciones a los medios de comunicación, Ávila ha afirmado que con ello se «pretende conservar zonas de la ciudad que están deterioradas sobre las que no se había actuado o mejorar otras zonas pensando en criterios de movilidad siempre favorables al peatón».

La primera de las actuaciones, valorada en 60.000 euros, está relacionada con las calles Princesa Zaida y Sánchez Vera, donde se ordenará el tráfico rodado, que pasará a ser de una sola dirección, desde las inmediaciones del hotel hasta Sánchez Vera, donde se giraría a la izquierda hacia la calle Colón, intervención que permitirá aumentar las aceras de Sánchez Vera y Princesa Zaida.

Esto se hace «pensando en facilitar el tránsito peatonal», ha resuelto el primer edil conquense, quien ha señalado que también se eliminarán los semáforos en la confluencia de Sánchez Vera y Colón y que los aparcamientos de la zona «que ahora están en línea, se pondrán en batería lo que supone ganar 20 plazas de aparcamiento», pasando de 20 a 40 plazas en este entorno.

A ello se une la ampliación de la rotonda aledaña a la sede de la UNED, que hasta ahora «generaba problemas en la distribución del tráfico», actuación que, ha dicho, «mejorará la seguridad dándole un sentido más intuitivo».

Una rotonda que tendrá una zona de tierra vegetal, que contará con un sistema de riego por goteo y en cuyo centro se instalará un monumento donado por el Club Rotario.

Más aceras en Mateo Miguel Ayllón

Asimismo, este primer proyecto incluye la ampliación de las aceras de calle Mateo Miguel Ayllón, desde el Callejón de Juan Sáiz hasta la confluencia con la calle Colón, así como de todo el perímetro, con el objetivo, según el alcalde de Cuenca, de «facilitar la movilidad de los peatones», lo que requerirá la supresión de cinco plazas de aparcamiento.

El segundo de estos proyectos, dotado con 90.000 euros, permitirá actuar a ambos extremos de la calle peatonal Doctor Galíndez, donde se aumentarán las aceras «por motivos de seguridad», dado que se trata de la principal zona de ocio nocturno de la ciudad. En este sentido, ha justificado Ávila, «si hubiera que evacuar algún local, la estrechez de las aceras y el aparcamiento inmediato de los vehículos en dichas aceras hace que en un momento crítico, la evacuación se pueda ver dificultada».

Por ello, con el fin de «eliminar barreras para que la gente pueda moverse con mayor facilidad», en la calle Fray Luis de León se eliminarán los aparcamientos «para que mejore el tránsito peatonal, y desde ahí hacia el parque del Huécar se homogeneizará el acerado», ha detallado.

Finalmente también se actuará en la confluencia de la calle Jorge Torner y Teruel, «un espacio que genera cierto caos circulatorio», ha admitido el alcalde de Cuenca, y donde se creará una isleta central en la que se colocarán los contenedores de residuos de la zona, permitiendo la habilitación de doce nuevas plazas de aparcamiento.

Edificios de agentes sociales

De otro lado, el alcalde de Cuenca, ha instado a CEOE-Cepyme a preguntar al candidato a la alcaldía por el PP, Ángel Mariscal, «dónde fueron a parar los cinco millones de euros que se pidieron para pagar los edificios de los agentes sociales y que luego se gastaron en otra cosa».

En lugar de destinarlos, ha dicho, a la construcción de los edificios que acogerán la nueva sede de la patronal y los sindicatos durante la pasada legislatura, en la que, ha recordado, Mariscal formaba parte del equipo de gobierno municipal.

En declaraciones a los medios, Ávila ha destacado que «esa sería la primera incógnita a despejar», señalando que, para poder terminarlos, el Ayuntamiento necesita «que los agentes sociales se pongan de acuerdo respecto de qué obra vamos a hacer».

El alcalde de Cuenca ha explicado que «la obra inicialmente planeada no se pudo hacer porque el equipo de gobierno anterior contrató un proyecto para los sindicatos en el que, antes de empezar,ya faltaban 800.000 euros» a lo que hay que unir, ha dicho, el visto bueno del Ministerio de Asuntos Sociales.

A este respecto, ha espetado, «o alguien pone más dinero, y el ayuntamiento no lo puede poner, o no se pueden terminar los proyectos como fueron concebidos». No obstante, ha admitido confiar en que «sí se pueden reestructurar para que los agentes sociales tengan su sede».

En otro orden de cosas, Ávila se ha mostrado «totalmente de acuerdo» con la reducción de la presión fiscal planteada por el presidente de CEOE-Cepyme Cuenca, Abraham Sarrión, aunque, ha remarcado, que «en Cuenca no se puede hacer hasta que Rajoy no cambie las leyes que nos rigen», remarcando que el consistorio conquense «tiene una imposición legal de no poder tomar decisiones que disminuyan la recaudación fiscal».

Por ello, ha pedido a Sarrión que desde CEOE-Cepyme se insista ante el Gobierno central «para que nos permita reducir la presión fiscal a nuestros ciudadanos a aquellos ayuntamientos que, atravesando dificultades, estamos cumpliendo con los objetivos que se nos impusieron», puntualizando que el consistorio conquense «ya no gasta más de lo que ingresa» y afirmando que, por ende, «eso no depende del Ayuntamiento de Cuenca, ni de este equipo de gobierno ni de ningún otro, porque la ley lo impide».

Sin embargo, a juicio del primer edil conquense el principal problema que existe en España es el de la desigualdad, por lo que, ha defendido, «las medidas de política económica deben orientarse preferentemente a luchar contra ella, porque hay gente que ha hecho mayor patrimonio y hay mucha que ha perdido su vivienda, que no puede pagar suministros básicos», una situación que ha calificado de «insostenible y que debería ser una prioridad de la política económica de la UE, del gobierno de España y de Castilla-La Mancha».

Ávila ha admitido que una forma de luchar contra esa desigualdad es crear empleo, pero, ha expuesto, «no vale cualquier tipo de empleo, tiene que ser un empleo digno», agregando que esta desigualdad también existe en materia fiscal y que «el principal problema es que las grandes corporaciones que hacen negocios en España no pagan apenas impuestos, porcentualmente pagan menos que los autónomos y pequeños empresarios y asalariados y esto sería necesario cambiarlo».

Aún así, ha aseverado, la primera reforma fiscal que habría que hacer «es luchar contra el fraude», ya que, ha concluido, «si no existiera fraude fiscal en España, no habría habido que hacer ningún recorte en sanidad, educación o servicios sociales», por lo que ha pedido un plan del Gobierno central para luchar contra el fraude fiscal.

«No tiene respuesta» de Fomento

Por último, Ávila ha criticado que el Ministerio de Fomento «aún no haya respondido» a la solicitud del Ayuntamiento para que este estudie la posibilidad de cofinanciar el transporte público que conecta la ciudad con la estación del AVE, ubicada a unos cuatro kilómetros de distancia.

El alcalde ha detallado que en 2012 planteó al entonces secretario de Estado de Fomento y actual ministro de Justicia, Rafael Catalá, la existencia de un protocolo para mejorar la conexión de la estación del AVE con la ciudad de Cuenca.

En este encuentro en el que, ha añadido Ávila, puso encima de la mesa cómo otras ciudades, «gracias al AVE, tenían bonificados algunos de los billetes con destino a esas ciudades», así como que, en algunos casos, incluso «cofinanciaban o financiaban en su conjunto el transporte público entre la estación y la ciudad».

A este respecto, ha expuesto el primer edil conquense, «nos dijeron que lo iban a estudiar y hablar con el Gobierno regional y que nos llamarían» resolviendo que «han pasado dos años y medio y no nos han llamado».

Por otra parte, ha continuado, el Ayuntamiento conquense pidió «la ayuda del Gobierno regional» y obtuvieron «la callada por respuesta», recordando que, «cuando el alcalde de Talavera le ha pedido a Cospedal que le ayude a hablar con Fomento para hacer una infraestructura similar a esta, sí ha sido receptiva».

Tras confesar que es «curioso», aunque, ha dicho, se alegra «por los talaveranos», Ávila ha concluido que, «una vez más, la señora Cospedal desprecia y ningunea a los conquenses y es una pena porque quien lo sufren son los ciudadanos», ha concluido.