Quantcast

Cómo combatir el cansancio

Por distintas razones, generalmente relacionadas con el estrés en la vida laboral o personal, hay fases del año en las que te sientes especialmente fatigado y necesitas recurrir a un aporte vitamínico extra para combatir el cansancio.

En el mercado nutricional podemos encontrar distintos suplementos alimenticios que contienen distintas vitaminas que ayudan a combatir el cansancio y aumentan la actividad corporal. Sin embargo, hay una forma más sencilla y natural: incluir estas vitaminas en tu dieta sin necesidad de rascarte el bolsillo.

La mejor manera para recolectar esas vitaminas que acabarán con la sensación de cansancio que se produce sobre todo en las semanas posteriores a los cambios de hora es directamente de los alimentos naturales, descartando las conservas y los zumos envasados que en realidad cuando se consumen ya han perdido buena parte de sus aportes.

Gran parte de las verduras son básicas para combatir el cansancio excesivo. En especial, las de hoja verde -acelgas, espinacas, lechuga, brócoli- son ricas en vitaminas A, C, B, E y K, y contienen una importante cantidad de minerales como hierro, calcio o potasio.

En este sentido, también es recomendable incluir una cantidad diaria de frutos secos. Sin ir más lejos, las personas que realizan un importante desgaste físico retoman energías con la ingesta de nueces o almendras para mejorar la recuperación muscular, por lo que también es efectiva para los casos de cansancio estacional.

En ocasiones el cansancio físico está directamente relacionado con las emociones. Es por eso que también podemos concedernos un pequeño capricho en forma de chocolate. Esta pequeña tentación, sobre todo cuando se trata de su versión más pura, es uno de los alimentos que ayuda a mejorar el ánimo y que aporta mayor energía.

Al mismo tiempo que incluimos estos alimentos en nuestra dieta habitual, también puedes probar con distintas sustancias que mejoran el estado anímico. La jalea real, por ejemplo, es uno de los complementos más populares. Al tomarla conseguimos estimular las defensas de nuestro organismo y aumentar el apetito.

En esta misma línea se sitúa el ginseng. Es otro de los suplementos naturales con mayor éxito y contiene un amplio nivel de vitaminas y minerales. La raíz se introduce en una taza de agua caliente, como si hicieses un simple té, y su efecto puede potenciarse añadiendo jalea real.

Por último, existen una serie de recomendaciones que te ayudarán a combatir el cansancio: beber dos litros de agua al día, evitar las cenas pesadas, no saltarse el desayuno e ingerir proteínas e hidratos de carbono en la comida.

Si el cansancio persiste, lo más aconsejable es acudir a tu doctor de confianza para descartar que tu organismo, por ejemplo, tenga carencias de hierro.