Quantcast

Píldora del día después: precio y efectos secundarios

La píldora del día después, también conocida como píldora anticonceptiva de emergencia, es una solución para casos excepcionales, por ejemplo si se rompe el preservativo o se queda dentro, o si hemos olvidado tomar la píldora. En ningún caso debe tomarse como anticonceptivo habitual.

Se trata de un compuesto hormonal que impide la fecundación, normalmente al retraer la ovulación, aunque también difculta el implante del óvulo en la pared uterina al espesar el moco cervical. Técnicamente no está considerada como una píldora abortiva. De hecho, cuando el embarazo ya se ha producido la gestación continúa su curso (sin ningún problema para el futuro bebé, por cierto).

Si quieres evitar el embarazo el tiempo es clave: cuanto más tardes en tomarte la píldora más posibilidades de embarazo. Lo ideal es tomarla en cuanto te des cuenta de que ha fallado el anticonceptivo habitual y, dependiendo del tipo, se considera efectiva hasta los tres o cinco días siguientes

Entre las variantes más habituales que se comercializan se cuentan el Levonorgestrel, que lleva solo progestágeno (unas 20 veces más que la píldora habitual), y el Acetato de ulipristal, cinco veces más potente (conocida como la 'píldora de los cinco días'), un anticonceptivo no hormonal que actúa sobre los receptores de regulación de la progesterona:
se trata de una píldora que 'engaña' a nuestro cuerpo para hacerle
creer que la ovulación ya ha ocurrido y, de esta forma inhibe la
ovulación real.

En España la píldora del día después se puede adquirir en las farmacias y
su precio ronda los 20 euros en el primer caso, más de 30 euros en el caso de la píldora de los cinco días. Desde
2009 la píldora del día después se puede adquirir sin receta y sin ninguna edad mínima.

Recuerda que, aunque hayas tomado este medicamento, su efectividad no es del cien por cien por lo que deberás hacerte la prueba del embarazo para descartarlo por completo transcurrido un tiempo prudencial.

Tampoco protege frente a las enfermedades sexuales por lo que, si tienes dudas, deberás hacerte también las pruebas pertinentes.

La utilización de estas píldoras no es peligrosa para la salud, pero sí hay que tener en cuenta que aproximadamente la mitad de las mujeres padecen efectos secundarios tras haberla tomado, la mayoría leves, pero no por ello menos desagradables. Náuseas, vómitos, dolor de cabeza o dolor de tripa son los más habituales. También pueden ocasionar vértigos o incluso diarreas.

Este tipo de píldoras hay que usarlas siempre con moderación porque su abuso sí puede ocasionar problemas mayores. Para empezar, el uso reiterado inhibe su efectividad, con lo que a la larga una puede quedarse embarazada a pesar de todo. Por otra parte, existen estudios que ligan el abuso de estas píldoras con el incremento de embarazos ectópicos. 

Finalmente recuerda que si vuelves a mantener relaciones sexuales sin protección después de haber tomado la píldora no estás protegida: de nuevo puedes quedarte embarazada