Quantcast

Caso Nisman: Un exespía cesado por Kirchner puede ser la clave de la muerte del fiscal

La declaración como testigo de Antonio Stiuso, el ex director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI), que trabajó junto a Nisman en la investigación del atentado terrorista en 1994 a la mutual judía AMIA se produjo ayer miércoles y aunque no ha trascendido nada de la misma, los medios argentinos consideran que el caso puede dar un giro definitivo a raíz del mismo. 

Al parecer, Stiuso habría mantenido varias comunicaciones telefónicas con el fiscal fallecido en las horas previas a su fallecimiento. Hay que recordar que Nisman falleció en su domicilio de un disparo en la cabeza rodeado de extrañas circunstancias, aunque desde el principio se apuntó a un suicidio

El caso es que Stiuso, el ex agente pasó este miércoles por los juzgados rodeado de secretismo miércoles y dio su versión de los hechos a la fiscal Viviana Fein, que no informó del contenido de lo revelado. Tampoco ofreció detalles de los análisis toxicológicos del cadáver de Nisman, pese a que se desconoce si había consumido algún tipo medicamento o estupefaciente.

Un detalle ha sido resaltado pro al prensaa argentina. Se da la circunstancia de que Stiuso trabajó en la Secretaría de Inteligencia hasta diciembre de 2014, cuando la Presidenta Cristina Fernández, le cesó al descabezar la central de espías que estaba bajo su control. Y más: Días antes el periodista y escritor Miguel Bonasso denunció que recibió amenazas de muerte al vincular a la inteligencia del Estado y, sobre todo, a Stiuso, con el tráfico de drogas y la explotación sexual de mujeres en un o de sus libros

Así las cosas, el oficialismo 'cristinistas' ha echado a rodar una hipótesis según la cual Stiuso presuntamente le habría entregado a Nisman las escuchas telefónicas de conversaciones entre dirigentes 'cristinistas' que finalmente el fiscal sumó en su denuncia penal contra la Presidenta por supuesto encubrimiento de funcionarios iraníes acusados por él de idear y organizar el ataque a la AMIA, que causó 85 muertos y 300 heridos el 18 de julio de 1994. Y después, siempre según esa especulación, habría tramado el homicidio de Nisman simulando que se trató de un suicidio para completar la venganza conta el gobierno que le cesó. ¿Rocambolesco? Muchos opinan que sí. 

De momento, todo sigue rodeado de misterio para los argentinos y al cumplirse un mes exacto de la muerte del fiscal aún desconocen si se mató o lo mataron. 

MOVILIZACIONES EN LA CALLE

El caso es que los ciudadanos argentino eperan justicia para este caso. Una vez más, decenas de miles de personas secundaron en Buenos Aires la denominada «marcha del silencio» en homenaje a Alberto Nisman. Convocada por un grupo de fiscales, la multitudinaria manifestación contó con la presencia de los familiares de Nisman, líderes de asociaciones judías y varios referentes del arco opositor.

Al frente de la marcha, los fiscales Guillermo Marijuan, Carlos Stornelli, José María Campagnoli, Ricardo Sáenz y Carlos Rívolo, entre otros, sostenían una gran pancarta negra con la leyenda de la convocatoria: «Homenaje a Nisman, Marcha del Silencio». Cerca de ellos, confundidas entre los manifestantes, han desfilado la ex mujer de Nisman, la jueza Sandra Arroyo (de negro); sus hijas Iara, de 15 años, y Kala, de siete, y su madre, Sara Garfunkel.

Los 400.000 manifestantes que marchaban bajo una lluvia torrencial entonaron en un momento de la misma el himno nacional.