Quantcast

Cómo tener el pelo brillante

Los que no saben cómo tener el pelo brillante deberían tomar nota de estos sencillos consejos y prácticas que se deben tener como una rutina en la cabeza para que el cabello no pierda fuerza ni esté apagado. Conseguir brillo y suavidad no es tan complicado como se piensa y mucho menos cuando exponemos al pelo a la contaminación del ambiente. Muchas personas lo tienen muy áspero y apagado, algo que tiene mucho que ver con todas las agresiones que sufre a diario.

El uso del secador no es nada beneficioso para el cabello por todo el calor que desprende, así como tampoco lo son las planchas que se usan a más de 100 grados. Hacerse peinados muy estrambóticos tampoco es la mejor opción, aunque sí se pueden de vez en cuando o en ocasiones especiales.

Abusar del acondicionador, por mucho que ponga que da brillo al pelo, no es nada bueno porque hace que el cabello se vuelva más pesado, haciendo que pierda gran parte de su volumen. Lo recomendable al lavar el pelo es hacerlo con agua tibia, nunca ardiendo, y después secarlo con una toalla antes de aplicar el calor del secador.

Tener el pelo brillante también depende de la forma de peinar el pelo mojado. Lo mejor es que, si tiene muchísima cantidad, se haga con un cepillo de púas dentro de la ducha. Con uno redondo se consigue mayor suavidad y brillo que con uno alargado.

Estos cuidados no son suficientes si no se tienen en cuenta algunos alimentos que ayudan a mejorar el brillo y dan fuerza al cuero cabelludo. Algunos como las espinacas, los cereales, la carne, el pescado o las zanahorias son complementos necesarios para mantener el pelo sano, además de ser recomendados en cualquier dieta.

En cuanto a algunos remedios caseros que se pueden aplicar en la melena, el perejil ayudará a tener un pelo brillante de forma económica y sencilla. Solo hay que calentar agua con perejil y dejarla reposar hasta que esté tibia y, entonces, hacer el último enjuagado con ese líquido.

También se puede mezclar un chorrito de aceite de oliva con un huevo y extender sobre el pelo una vez al mes, por lo menos, para después colocar un gorro de ducha y que no se manche nada más. Pasados 30 minutos, se puede quitar y lavarlo con normalidad.

La miel también se puede usar para mantener el pelo brillante y lleno de suavidad. Hay que calentar al baño maría un par de cucharadas mezcladas con aceite de oliva e irlo aplicando por todo el pelo dividido con secciones, aplicando sobre todo en las puntas. Después de dejarlo media hora con un gorro de ducha puesto se puede lavar la cabeza con normalidad.

Artículo anteriorMarcados por la tragedia
Artículo siguienteEliminar los granos