Quantcast

Cómo quitar los callos de los pies

Pese a que es una de las partes del cuerpo humano que más utilizamos a lo largo del día, es a su vez una de las que menos cuidamos. Y eso provoca que aparezcan temibles enemigos en ellos. ¿Sabes cómo quitar los callos de los pies? Es uno de los problemas más comunes que aparecen cuando la piel se endurece debido a un roce prolongado con el zapato o se encuentra presionado. A su vez, también se producen por una mala postura o por una deformación de los huesos.

Para hacer frente a este problema (que en muchas personas se convierte en un amigo muy peligroso), existen numerosos remedios caseros que pueden ayudarte a eliminarlos por completo. El más conocido y a su vez más eficaz es la utilización de una lima o una piedra pómez con la que rascar la zona suavemente. Sin embargo, hay otros métodos muy efectivos para saber cómo quitar los callos de los pies.

Y en ellos, la primera alternativa nos la ofrecen las ortigas. Utiliza los tallos y las flores de esta planta y mételos en la licuadora, con los cuales obtendrás un zumo que deberás aplicar varias veces por la zona afectada por acabar con los callos. No es la única flor que favorece la eliminación de estas incómodas durezas. Las margaritas son muy beneficiosas para los pies. ¿Cómo utilizarlas? Machaca sus hojas hasta crear una pasta consistente y aplícala directamente sobre la zona afectada. Es importante cubrir el callo con una venda y dejar que la mezcla realizada penetre bien en la piel. 

Si después de utilizar los métodos anteriores, aún no sabes cómo quitar los callos de los pies, puedes probar con la cebolla, que es una de las hortalizas con propiedades más curativas. Para que no sufras más al andar, corta media cebolla y frótala con el callo. Repite esa operación antes de acostarte durante varias noches. Otra opción muy beneficiosa es hacer una mezcla con ajo y aceite de oliva y untar la preparación en la zona que te molesta.

Muchas personas, eso sí, han resistido a probar con productos caseros y han acudido a la farmacia a probar parches, cremas o apósitos que pueden ser realmente peligrosos, ya que pueden provocar escozor y quemaduras e incluso, en los casos más graves, infecciones en tus pies. 

Si te encuentras en una tesitura sin salida y de un dolor prolongado durante varias semanas, acude a un podólogo para que elimine los callos por completo, ya que la única forma de que desaparezcan es con la intervención de un profesional.