Quantcast

Alonso admite que al Gobierno le preocupan «especialmente» los estereotipos sexistas que persisten en los adolescentes

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso ha reconocido que al Gobierno le preocupan «especialmente» los estereotipos sexistas que persisten entre los adolescentes, en respuesta a a la interpelación planteada en el Congreso por la diputada de Izquierda Plucar, Ascensión de las Heras, sobre las medidas que va a tomar el Gobierno para erradicar el aumento de la discriminación contra las mujeres.

En el pleno de la Cámara Baja, durante la sesión de control al Gobierno, Alonso ha reconocido también que «España sigue siendo un país donde no hay igualdad real» pero ha aclarado que no puede aceptar que se les acuse de intentar implantar un sistema «patriarcal y machista». También ha pedido que se eliminen los «prejuicios de derechas y de izquierdas».

De las Heras ha advertido al ministro de que «hechos son amores» y Alonso le ha contestado que él también podría preguntarle «cómo es posible que en Andalucía en noviembre no había dinero para las subvenciones para entidades sociales y las tuvieron que recortar, pero en enero sí había dinero para convocar las elecciones».

Esas, según ha precisado Alonso, también son «prioridades políticas» y ha defendido que su Gobierno ha hecho un «esfuerzo de priorización» y que su compromiso es «trabajar juntos sin mirar el color político».

«CULTURA MACHISTA Y PATRIARCAL»

De las Heras, sin embargo, ha ha hablado de «cultura machista y patriarcal», de un «panorama desolador» para las mujeres, donde el 70% están abocadas a un trabajo a tiempo parcial y donde el salario es un 21,5% más bajo para ellas. Ante este panorama, ha propuesto la educación como «una de las principales herramientas» para superar la desigualdad pero ha precisado que la LOMCE se ha vuelto «un arma» en contra.

Asimismo, ha hecho hincapié en la «lacra que supone la violencia machista» contra la que, a su juicio, «el Gobierno no ha demostrado hechos constatables de hacerle frente». Para De las Heras, las campañas son «insuficientes» y se ha preguntado cuánto tiempo hay que esperar para «la ventanilla única» o para el nuevo protocolo policial de evaluación de riesgos.

Mientras, Alonso ha reiterado su condena contra la violencia de género y ha asegurado que esta es «la máxima expresion de falta de igualdad» en España. En este sentido, ha recordado que aunque haya menos víctimas mortales, «es un dato malísimo» porque «siguen siendo muchas mujeres» y se ha comprometido a que la protección cuando se denuncia sea más efectica.

«APENAS UN TERCIO» DE DIPUTADAS

Alonso ha afirmado que se han producido «avances importantes» en esta legislatura en materia de igualdad y, aunque ha admitido que la tasa de actividad femenina sigue siendo «inaceptable», ha precisado que, al menos, ha pasado del 46% al 53% en los últimos 10 años. Tambén ha indicado que ha aumentado el número de diputadas, pero que solo «son apenas un tercio».

Por ello, ha indicado que «España es un país que está avanzando» pero que «aún queda camino por recorrer» y, con este objetivo, se ha comprometido a seguir trabajando en tres pilares: el empleo, la lucha contra la violencia y las medidas contra la discriminación.

«Le pedimos que lo que queda de legislatura se ponga manos a la obra y recuperemos nuestros derechos. No vale que diga que a ustedes le importa la igualdad, no pongo en duda que usted quiera. Hechos son amores, suba y diga que va aponerse en marcha», ha pedido De las Heras, a lo que Alonso le ha reclamado que que «no se utilice este asunto como arma arrojadiza» y que es profundamente injusto que se diga «que todo el mundo avanza en igualdad» menos el PP.

De las Heras ha aprovechado su intervención en el hemiciclo para criticar la reforma de la Ley del aborto que el Grupo Popular ha registrado este mismo miércoles en el Congreso. La diputada de Izquierda Plural ha subrayado que «no es necesaria» pues «el 87% de las jóvenes que deciden abortar lo hacen con apoyo familiar» y, por tanto, cree que la nueva norma «dejará desprotegida a las adolescentes más vulnerables» que se verán «abocadas al aborto clandestino».