Quantcast

Sudor en las manos

El sudor en las manos es uno de los problemas más desagradables a los que se tiene que enfrentar una persona. Esta afección es conocida como «hiperhidrosis palmar», una situación que se produce, en gran parte de los casos, por un motivo puramente emocional.

Pese a lo que muchas personas piensan, en este tipo de sudoración no tiene influencia alguna el factor térmico, ya que los climas cálidos afectan mucho más a otras zonas de la piel como las axilas o el rostro. En el sudor en las manos se produce una discordancia entre el sistema nervioso central y el sistema nervioso autónomo, algo que provoca una activación de las denominadas glándulas sudoríparas.

A pesar de que es una situación incómoda para todos aquellos que la sufren, existe un amplio abanico de soluciones que puede ayudar a todas las personas a controlar la afección o disminuir su incidencia en el día a día. 

En primer lugar, es importante sacarse las manos de los bolsillos, ya que está comprobado que esto provoca sudor en las manos. También es importante que la mente esté libre de cualquier tipo de pensamiento que pueda provocar «ya voy a sudar» o «voy a empezar a hacerlo» (para ello, la música relajante es el aliado perfecto). En relación con el punto anterior, es importante que no seques tus manos de forma habitual con tu ropa, ya que como decíamos anteriormente la afección es puramente psicológica y provocará que tengas las manos cada vez más empapadas. 

Si todos estos trucos no te sirven, es momento de dar un paso más y empezar a variar aspectos como la alimentación. El sudor en las manos es muy caprichoso y ello provoca que sea importante evitar el exceso de productos como el café, el alcohol, el té o incluso el tabaco, ya que todos ellos propician excitación y revolución del sistema nervioso.

Para complementar todos los puntos anteriores, es fundamental realizar ejercicio físico diario. En bastantes casos, la hiperhidrosis palmar aparece por personas con escasa regulación del sistema nervioso central, algo que la actividad ayuda a regular y enseñando al cuerpo cuando debe sudar y cuando no. 

Para todas aquellas personas que sufran una hiperhidrosis palmar moderada, existen tratamientos médicos como fármacos anticolinérgicos o antitranspirantes con hexahidrato de cloruro de aluminio que se encargan de taponar los conductos sudoríparos. 

Las alternativas más extremas son la electricidad de las manos y la intervención quirúrgica, con tratamientos que están en torno a los 3.000 euros. Algunos expertos en dermatología aseguran que el botox puede ser un remedio eficaz contra el exceso de sudoración.