Quantcast

Menú bajo en colesterol

Un menú bajo en colesterol es importante si tienes los niveles de colesterol malo (LDL) altos. Para ello determina un plan de comida diario donde las comidas y sus ingredientes sean bajos en colesterol. Las frutas y los vegetales son los alimentos más recomendables, además de hacer el planteamiento de una comida mucho más sencilla.

Lo primero que tienes que tener en cuenta, ya sea por niveles altos de colesterol o porque quieres prevenirlo, es que es importante hacer cinco comidas diarias.

Como ya sabes, el desayuno es la comida más importante del día, así que planéalo bien. Si eres de desayunar fuerte hazte unas tostadas de pan integral con queso light, margarina liviana o con un par de lonchas de pechuga de pavo. Si no eres de elaborarte tanto el desayuno, hazte en un recipiente una mezcla de frutas como manzana, fresas y peras o un yogurt sin grasas. Acompaña estos desayunos con café sin azúcar, té sin azúcar o zumo

A media mañana no olvides tomarte una fruta como piña, pera, melocotón, plátano o mandarina. Te ayudarán a saciar el apetito y no llegar a la hora de la comida con un hambre atroz. Eso lo único que hará será que comas mucho más, que engordes y que tus niveles de colesterol se vean afectados. También puedes hacerte un sándwich en pan integral de pavo o con queso fresco.

A la hora de la comida tienes diferentes alternativas. Intenta que siempre estén presentes los vegetales y las verduras. Entre las recetas que te recomendamos están el pollo salteado con brócoli y con arroz integral, salmón a la parrilla con tomate y espárragos, berenjenas rellenas de verduras con puré de patata o unas lentejas acompañadas de una ensalada mixta.

Entre la comida y la cena hay un período de tiempo que a veces resulta interminable y resulta pesado. Como pasa con la comida, si antes de la cena no comes algo llegarás a la noche con un hambre feroz. Procura merendar algo a media tarde como un yogurt natural descremado, un zumo de melocotón o piña, leche con cacao bajo en grasas o una fruta.

Es muy importante que la cena no sea copiosa, que sea ligera y baja en colesterol. Las opciones son interminables y puedes realizarlas con pescado, pollo y pavo. No olvides acompañar estos alimentos con vegetales salteados. Si prefieres algo más ligero puedes cenar una ensalada de atún con lechuga, zanahoria y tomate. Aunque no son recomendables, las salsas puedes emplearlas para las comidas, pero con moderación.

Un menú bajo en colesterol es fácil de planear, sólo necesitas dedicación y fuerza de voluntad. Si te empleas a fondo notarás en poco tiempo como tus niveles de colesterol se reducen de forma considerable, además de hacer unas comidas sanas y ricas en proteínas y nutrientes.