Quantcast

Corinna se embolsó 30 millones por sus «servicios públicos» a España

Después de un par de meses sin tener noticias de una de las amistades más cercanas de don Juan Carlos, Corinna vuelve a estar en el centro de todas las miradas. Según publica la revista 'Interviu', la diplomática alemana llegó a España en el año 2003, siendo una figura totalmente desconocida y con un nivel económico importante pero nada desorbitado.

Sin embargo, en el año 2013 su situación cambió por completo. Dejó el país, según los datos del Gobierno, con 30 millones de euros en sus bolsillos por una serie de servicios prestados– los cuales se desconocen exactamente- y con las reiteradas quejas de empresarios españoles. Una condición complementaba la situación: no podía regresar a España, lo tenía prohibido.

«Nadie va a reclamar ese dinero. Nada fue ilegal, podría haber sido poco ético. Era dinero de comisiones por el AVE de Arabia Saudí, por las renovables, del fondo hispano-saudí», según apuntan las declaraciones recogidas por 'Interviu'.

Según los servicios de inteligencia la propia Corinna habría abierto dos cuentas en Suiza con un nombre un tanto peculiar: «Identidades Operativas», pseudónimo falso pero con todas los papeles en regla de cara a la justicia española. Ese dinero desviado al paraíso fiscal era manejado por un bróker que era el que hacía que la cantidad económica llegara a la cuenta de la diplomática alemana. Una forma repetida y que permite que no se deje rastro si algún juez intentara averiguar los pagos realizados por esa sociedad encubierta.