Quantcast

Más de 210.000 trabajadores de CLM han cambiado de provincia para trabajar en 2014

Randstad, empresa líder en soluciones de recursos humanos, ha realizado un análisis sobre la movilidad de los trabajadores para acceder al mercado laboral. Para ello, ha analizado los datos de migración interprovincial y la contratación recogidos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), correspondientes a los últimos años.

En este estudio, Randstad detecta que los contratos que implican movilidad de los trabajadores a otra provincia para desarrollar su actividad profesional han alcanzado su cifra más alta desde 2007, cuando se registraron casi 2,3 millones de contratos. En 2014 se han firmado 2.112.989 contratos que han provocado el desplazamiento a otra provincia de los profesionales, ha infromado Randstad en un comunicado.

Durante el periodo analizado, en tres ocasiones se han superado los dos millones de contratos que implican movilidad, mientras que los cinco años restantes se situaron entre 1,6 y 1,8 millones. 2014 representa el segundo año consecutivo en el que aumentan estos contratos.

Aumenta la tasa de movilidad en Castilla-La Mancha en el último año

En el caso de Castilla-La Mancha, más de 210.000 trabajadores han firmado un contrato que implicaba el desplazamiento a otra provincia para acceder al mercado laboral durante 2014. Esta cifra es superior a la registrada en 2013, cuando se firmaron 185.000.

Para la comparación de los datos entre las diferentes regiones, Randstad calcula la tasa o ratio de movilidad, que refleja el porcentaje de contratos que implican movilidad sobre el total de contratos firmados. De esta manera, se pone de manifiesto que, en 2014, la tasa de movilidad en Castilla-La Mancha se situó en el 28%. Es decir, el 28% del total de contratos registrados Castilla – La Mancha (una cifra que supera los 680.000) implica que el trabajador cambie de provincia para acceder al empleo.

A nivel nacional, la tasa se sitúa 16 décimas porcentuales por encima de la media, en el 12,6%. Este índice supone un aumento cuando se compara con los datos de 2013, que registró una tasa de movilidad en España del 12,2%.

El análisis de Randstad, además, determina la incidencia de la movilidad en función de cada comunidad autónoma. En Castilla-La Mancha y La Rioja, uno de cada cuatro contratos firmados por un trabajador implica movilidad interprovincial. Castilla y León, por su parte, se sitúa en tercer lugar, con una tasa de movilidad superior al 15%.

La particular ubicación geográfica de Canarias conlleva que tenga la tasa de movilidad más baja del territorio nacional, con un 5,4%. Le siguen Asturias y Extremadura, todas por debajo del 10%.

En cuanto a las variaciones registradas durante los últimos 12 meses, destaca la evolución positiva de la mayoría de las regiones a nivel nacional. Sin embargo, 4 de las 17 comunidades autónomas han registrado menor movilidad en 2014 que en 2013. Estas regiones son Cantabria, que ha descendido del 11,3% al 10,1%; Navarra, 11,9% al 11,7%; Asturias y La Rioja, con descensos de una y dos décimas.

Por su parte, las comunidades autónomas que más han aumentado sus tasas de ocupación son Baleares, Galicia y Murcia.

Albacete y Cuenca son las únicas provincias que presentan saldos positivos

La movilidad de los trabajadores influye de manera directa en el mercado laboral de cada región. Este desplazamiento provoca aumentos o descensos de las tasas de ocupación y en la mano de obra disponible en cada provincia. En este sentido, el saldo migratorio genera que haya regiones emisoras o receptoras de trabajadores.

El análisis de Randstad detecta que en España existen más provincias emisoras de trabajadoras que receptoras. Hay 16 provincias con saldos positivos, es decir, donde entran a trabajar más profesionales de los que salen. Cabe destacar, en este sentido, a Madrid, Barcelona y Baleares, que registran saldos positivos de 167.000, 49.000 y 30.000 trabajadores, respectivamente.

En el caso de Castilla-La Mancha, cabe destacar el saldo positivo de Cuenca (+6.200) y Albacete (+2.900). En el lado opuesto, como provincias emisoras se sitúan Toledo, con una diferencia negativa de -32.000 profesionales; Ciudad Real, con un saldo de -11.000; y Guadalajara, con -4.500.

Aumenta la importancia de la movilidad en agricultura e industria

El último de los factores que analiza Randstad en esta ocasión se centra en la incidencia de la movilidad respecto al sector en el que el profesional desarrolla su actividad. En esta línea, se aprecia que la movilidad de los trabajadores ha descendido su importancia en el sector servicios y en construcción, mientras que aumenta en agricultura e industria.

Del total de contratos de movilidad registrados, más de 2,1 millones, 542.000 los han firmado profesionales del sector de la agricultura y la pesca. Esta cifra supone un aumento respecto a 2013 tanto en valor absoluto, ya que se firmaron 350.000, como en relativo, pues la importancia sobre el total ha crecido del 19,4% al 25,7%.

Algo similar ocurre en industria, que registró 84.500 contratos de movilidad en 2013, lo que supuso algo menos del 5% del total de estas contrataciones. En 2014 la cifra ha ascendido hasta los 149.000. En términos relativos, este volumen supone el 7% del total de los contratos de movilidad.