Quantcast

Mateo Gil rueda en Tenerife 'Proyecto Lázaro', un drama romántico sobre la aceptación de la muerte

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 (EUROPA PRESS)

Una historia que no habla sobre el futuro. Un drama romántico cuyo tema central es la aceptación de la muerte. Ésta es la idea principal de 'Proyecto Lázaro', la nueva película de Mateo Gil que se está rodando en Tenerife y que está protagonizada por Tom Hughes, Oona Chaplin, Charlotte le Bon y Barry Ward.

'Proyecto Lázaro' cuenta la historia de Marc Jarvis (Tom Hughes), un joven exitoso y ambicioso que sufre un terrible shock cuando le pronostican menos de un año de vida por culpa de un cáncer. Incapaz de aceptar su muerte, decide criogenizar su cuerpo, siendo resucitado setenta años después, en 2085.

Precisamente, hoy toca rodar la resurrección de Marc en Tenerife Espacio de las Artes (TEA), que se ha cerrado durante todo el fin de semana coincidiendo con la celebración de los Carnavales para convertirse en las instalaciones de Prodigy Health Corporation, un centro médico de alta tecnología donde el director grancanario aprovecha un descanso para hablar de su nuevo proyecto.

La idea de 'Proyecto Lázaro' surge cuando Mateo Gil y Alejandro Amenábar estaban escribiendo 'Abre los ojos' (1997). «Yo siempre me preguntaba cómo sería si se despertase a alguien que ha sido criogenizado y no estuvieran los suyos, sus sueños, y tuviera que partir de cero. Cómo sería ese nacimiento o esa resurrección», explica el director.

No obstante, la decisión de rodar la película, tal y como reconoce el propio Gil, no se produjo hasta 2008, cuando se publicó una noticia en la que se decía que habían conseguido crear un corazón de rata a partir de células madre que, al cabo de tres días, empezó a latir por sí solo. «A mí se me pusieron los pelos de punta cuando leí eso y ahí decidí hacer la película», comenta.

Para el director, el film es un pretexto para hablar de ciertos temas que le apasionan, fundamentalmente la aceptación de la propia muerte (tema central de este largometraje) y el disfrute de la vida que te ha tocado vivir, de manera que la conclusión a la que llega el personaje es «vívela, sácale jugo y acepta que se va a acabar».

En 'Proyecto Lázaro', Marc Jarvis se convierte en el primer resucitado de la historia. «Luego tiene que empezar a vivir en el futuro; tiene que olvidarse del pasado que para él terminó hace un instante, y tiene que verse en un mundo nuevo y lidiar con un montón de novedades físicas, por lo que no resulta ser el despertar idílico que había imaginado», señala el director.

Mateo Gil añade que esto le produce un «impacto» al personaje, que empieza a cuestionarse su propia decisión y por qué renunció a ese año de vida con la gente que quería y, sobre todo, con el amor de su vida (Oona Chaplin), para vivir en un mundo donde ya no están.

En el fondo, el director admite que el film es «un drama muy romántico, una historia de amor entre el protagonista y su chica en el pasado porque, aunque no esté en el futuro, resuena en toda la película». «Esto no es una historia sobre cómo es el futuro, sobre si hay naves espaciales o no; es una historia sobre el protagonista y su relación con el pasado», insiste.

RODAJE EN TENERIFE

Hasta ahora sólo se había rodado la parte del pasado, que transcurre en 2015, y hoy es el primer día que ruedan el futuro en TEA, donde Marc conoce a la enfermera que le va a cuidar durante toda la película (Charlotte le Bon) y al doctor que le resucita (Barry Ward). «La impresión de los primeros planos que hemos rodado es espectacular», resalta Mateo Gil.

'Proyecto Lázaro' se rodará durante cinco semanas en Tenerife y, a continuación, dos semanas más en la ciudad de Barcelona. En cuanto a la experiencia de rodar en la isla, el director admite que todo está yendo «muy bien», excepto por la «mala suerte» que están teniendo con el frío, pues la parte del pasado supuestamente transcurre en California, por lo que están teniendo una California «bastante nublada».

Del TEA destacó su arquitectura, que considera «fascinante», y su elección se debe a que reúne «todos los requisitos» que querían para el edificio del futuro, no sólo porque tiene una estética «muy potente», sino también porque tiene «mucha personalidad». Además, han hecho que los 'bits' (ventanas) del edificio tengan una presencia constante y sean parte de la personalidad del largometraje.

También tuvo palabras de elogio para el reparto, sobre todo para Tom Hughes y Oona Chaplin, cuya química, dijo, «es fantástica y funciona perfectamente», aunque reconoció que todos los intérpretes son «increíbles».

Dada la envergadura de la película, quince días de rodaje en la isla estarán a cargo de la segunda unidad, bajo la dirección de Eugenio Mira, responsable de películas como 'Agnosia' o 'The Grand Piano' y, en la actualidad, director de la segunda unidad de la última película de José Antonio Bayona. En Tenerife también han rodado en la playa de Las Teresitas, en el Instituto Oceanográfico, en el puerto de Santa Cruz, o en el Risco de Oro, y han contado con la colaboración del Cabildo y de Tenerife Film Commission.