Quantcast

Las parejas españolas no tienen buen sexo

La calidad de las relaciones sexuales dentro de una pareja es un punto muy importante para que la relación vaya viento en popa pero, a veces, no es tan buena como debería. En realidad, uno de cada tres españoles con pareja no está satisfecho con sus relaciones sexuales, según ha revelado un estudio de Aquilea Vigor sobre el deseo sexual y la pasión de los ciudadanos.

La cifra de insatisfacción aumenta en los hombres, donde cuatro de cada diez no está del todo contento en la cama con su pareja. Normalmente esto está muy condicionado con la frecuencia del sexo, que es considerada baja o nula por 3 de cada 10 encuestados.

A las puertas de San Valentín, el día de los enamorados, parece que el deseo entre los novios estables no está demasiado latente en la relación, algo que guarda una gran relación con la antigüedad de la pareja y la rutina que se desprende de ella, un aspecto muy negativo a la hora de practicar sexo.

A pesar de que los expertos recomiendan una actividad sexual frecuente para aumentar el vínculo con la pareja y la mejora de la autoestima en ambos, las parejas achacan no tener sexo al estrés, las preocupaciones, el cansancio y la convivencia del día a día.

«Es necesario potenciar la parte romántica y erótica de la relación y concederle un espacio horario, de motivación y pensamiento», asegura la Dra. Francisca Molero Rodríguez, Co-directora del Instituto de Sexología de Barcelona y directora del Instituto Iberoamericano de Sexología, que ha participado en la elaboración del estudio. El 90% de los encuestados valoran que el sexo es «imprescindible» en cualquier relación de pareja, pero en cambio, un 30% asegura que lo tiene con poca frecuencia y un 3% que ni siquiera eso.

Pese a todo, los problemas en el sexo siguen siendo un tema tabú para la mayoría de las parejas. «A pesar de la información sexual disponible y la idea de que se puede hablar libremente, muchas personas todavía tienen dificultad para comentar sus problemas en las relaciones», asegura la doctora Molero.

El estudio busca hacer hincapié en la importancia de la mejora de la calidad sexual y de la frecuencia con la que se mantiene sexo, con grandes beneficios individuales y, por supuesto, en pareja.