Quantcast

Tensión en Venezuela en el primer aniversario de las revueltas

La mayor concentración ha tenido lugar en Caracas bajo un fuerte despliegue de seguridad que ha generado problemas, ya que los agentes antidisturbios de la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana (PNB Y GNB) han impedido que los estudiantes llegaran a la Iglesia de San Pedro, donde pretendían celebrar una misa por los fallecidos en 2014.

Los jóvenes han partido de la Plaza Las Tres Gracias en dirección a la Iglesia San Pedro, pero se han topado con los uniformados. El padre de Roberto Redman, uno de los fallecidos hace un año, les ha pedido que les dejaran, pero no ha surtido efecto.

«No nos van a quitar el derecho a protestar», han gritado los manifestantes, que han decidido hacer una sentada en señal de protesta y finalmente han celebrado una misa en la calle, según ha informado la prensa venezolana.

Sin embargo, el acto principal ha tenido lugar en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Caracas, donde el movimiento estudiantil ha dado a conocer un manifiesto con las líneas generales de su plan de «lucha» para este año.

«Hoy hace un año, millones de venezolanos levantamos la voz por nuestros sueños, nuestras esperanzas, nuestros derechos (…) Fue un año duro –compañeros caídos, heridos, presos, torturados– pero Venezuela no se rinde, el compromiso es mayor», ha escrito el líder estudiantil Juan Requesens en su cuenta oficial de Twitter.

Requesens ha denunciado que «un año después la crisis es peor, política, social y económica, continúa la persecución y no hay justicia por los caídos», por lo que ha llamado a clamar «contra un Gobierno ineficiente, corrupto, militarista, que no es capaz de resolver los problemas de Venezuela».

En la misma línea se ha expresado Reinaldo Manrique, el líder estudiantil de la Universidad de Los Andes (ULA). «La lucha estudiantil debe activarse y la población debe sumarse porque el Gobierno no atendió las peticiones del año pasado», ha argumentado.

El portavoz de los alumnos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Hassler Iglesias, ha sostenido que «la protesta es el único mecanismo que tienen los estudiantes para hacer frente a un Gobierno autoritario».