Quantcast

La forma más curiosa de ponerse un gorro de natación

Este niño ruso tiene suerte de tener un monitor de natación como este. En el vídeo, el menor está sentado en el borde de la piscina y su entrenador tiene que ponerle el necesario gorro de goma. ¿Y qué hace? Después de llenar de agua la copa de la pieza de goma, la suelta sobre la cabeza del niño a una distancia considerable y, en un segundo… ¡Hop! Como por arte de magia su pupilo ta la tiene puesta.

Todo el mundo sabe que adultos y menores sufren pequeños y molestos tirones de pelo al ponerse uno de estos gorros de piscina. Con la fórmula de este monitor, todo sería cosa del pasado; cuando los expertos en Física, Ingeniería o dinámica de materiales y otras cosas de provecho, no tenían que dedicarse a ser entrenadores deportivos o monitores de tiempo libre para complementar su sueldo. Cosas de la crisis… rusa.