Quantcast

UGT también recibió 1,9 millones en comisiones de proveedore

En el atestado, de más de 300 páginas, los agentes de la UCO explican los diferentes procedimientos «artificiales» cuyo diseño y puesta en funcionamiento «habrían permitido a UGT-A utilizar fondos procedentes de subvenciones públicas para formación profesional para el empleo a destinos distintos a los que debían haberse aplicado».

De este modo, los agentes hacen referencia a la imposición de descuentos a proveedores y a la aplicación de descuentos en concepto de 'rapel', descuentos que «se realizan por los proveedores mediante la emisión de una factura por parte de ellos» y que «minorarían el coste del servicio o material adquirido», aunque «ante la Administración se justificarían los gastos reflejados en la primera factura, pero no el descuento».

Los agentes, en su investigación, han analizado también la «sobrefacturación o emisión de facturas por parte de proveedores por servicios o mercancías no prestadas o servidas», una práctica «que generaría un saldo a favor del sindicato, conocido como 'bote', que se aplicaría a gastos diferentes a los subvencionados».

EL 'BOTE'

En el atestado, la UCO asevera que la práctica del 'bote' con varios de los proveedores «habituales» del sindicato «queda probada debido a menciones al propio 'bote' en distintos documentos contables encontrados», a lo que se suma que «se han encontrado referencias frecuentes a 'saldos' establecidos con los habituales proveedores», unos 'saldos' que «se utilizaban para controlar la diferencia entre el producto real servido y el facturado».

Además, «también del título y el contenido de algunos documentos analizados se deduce que habría albaranes que entrarían en el 'bote' y otros que no», por lo que «se confirma que la técnica de gestión de bote no solo se practicaba sino que era conocida y existía un control 'extracontable' de la misma».

En relación al 'rápel', la UCO asevera que «existe numerosa documentación que prueba que la práctica del 'rápel' era habitual y generalizada desde al menos el año 2006 y que se llegaron a devolver elevadísimas cantidades que podrían haberse utilizado para justificaciones irregulares».

Así, y respecto al funcionamiento del método del 'rápel', en la documentación analizada «se observan frases como 'se debe realizar factura a Soralpe por el concepto que diga Federico'», en relación al exvicesecretario general de Administración y Recursos Humanos de UGT-A Federico Fresneda.