Quantcast

Revilla lamenta la «marginación» de Cantabria por la «resignación» de Diego, que «pagará en las urnas»

Acusa al presidente de haber «vendido» la región y cree que Rajoy debería ser declarado «persona non grata» en la Comunidad Autónoma

SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PRC y expresidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha lamentado la «marginación» de Cantabria en las inversiones de España y la Unión Europea, extremo que ha achacado al «inútil» Gobierno autonómico y la «resignación» del actual presidente, Ignacio Diego (PP), resignación que, ha vaticinado, «pagará en las urnas».

Así lo ha dicho este sábado en una rueda de prensa que ha ofrecido junto al vicesecretario general y secretario de Organización del partido, Rafael de la Sierra, y al diputado y exconsejero de Obras, José María Mazón, y en la que se han referido a la decisión de la Comisión Europea de dejar a Cantabria fuera de los proyectos prioritarios de inversión del denominado Plan 'Juncker'.

Ante esto, Revilla ha acusado al jefe del Ejecutivo 'popular' de haber «vendido» a Cantabria, pues después del «peloteo constante» y de haber «hecho tanto la rosca» a Mariano Rajoy, la región ha quedado «al margen» de los proyectos más importantes a financiar con fondos europeos.

«Este hombre nos ha vendido completamente» y «no ha sido capaz de sacar de Rajoy el compromiso de algún proyecto emblemático», se ha quejado el líder regionalista y candidato a la Presidencia, para quien Diego «acepta todo lo que le pongan encima de la mesa», porque «le importa un comino el porvenir de esta tierra».

Revilla, que ha mostrado su «preocupación e indignación» ante la «marginación» de Cantabria, ha opinado también que el presidente del Gobierno central y del PP nacional debería ser declarado «persona non grata» en la Comunidad Autónoma.

GOBIERNO INÚTIL

El líder de los regionalistas ha reprochado a Diego que, además de presidir un Gobierno «inútil completamente en la gestión de los intereses propios de sus competencias y pelota número 1 del Gobierno de Madrid», guarde silencio tras conocerse la decisión de la Comisión Europea de dejar a la región al margen de las inversiones incluidas en el denominado 'Plan Junker', que prevé proyectos por valor de 53.000 millones de euros en España.

A su juicio, el jefe del Ejecutivo va a dejar a la Comunidad Autónoma «marcada para las generaciones futuras», después de infligirle «un daño que se verá dentro de diez, quince y vente años, ya no sólo por su gestión prepotente, autoritaria e ineficaz dentro de la administración de los recursos que tiene bajo su competencia, sino por la falta de reivindicación», lo que sitúa a la Comunidad Autónoma ante «un panorama desolador».

Para Revilla, la «marginación» sufrida por Cantabria exige una respuesta por parte del presidente que pasa por «irse a casa» o convocar a los ciudadanos «para exigir al Gobierno de España que trate a esta región como se merece». Sin embargo, «da la impresión de que Diego sólo pretende que le vuelvan a llevar en las listas, que le llevarán si no tiene algún percance judicial por medio», ha comentado, en alusión -sin citarlo- al caso 'Aquagest'.

«Es lo peor que nos puede ocurrir a los ciudadanos de esta tierra: tener un Gobierno inútil en la gestión interna y tan plegado a Madrid que ni siquiera el peloteo que le hace al jefe se traduce en alguna dádiva para la Comunidad Autónoma», ha agregado.

GRAVEDAD

Además de declararse «indignado», el secretario del PRC ha advertido de la «gravedad» de esta situación, porque remite a Cantabria a «lo de siempre», a esperar que «no llueva en Semana Santa, que en verano haga bueno y que nieve algo en Brañavieja», para seguir dependiendo del turismo. «Eso y dos teleféricos, de los cuales uno está parado, es todo lo que hay», ha precisado.

También ha destacado que, una vez que concluya la Autovía Solares-Torrelavega, la Comunidad Autónoma sufrirá «un vacío inversor», porque no hay nuevas actuaciones previstas, a pesar de la necesidad de obras como la mejora del desfiladero de La Hermida, el Tren de Alta Velocidad o la finalización del Hospital Marqués de Valdecilla, cuya financiación ha sido «cargada» a los cántabros, ante el incumplimiento del compromiso del Estado de asumir el coste en su integridad.

Tanto Revilla como Mazón han hecho hincapié en el «insulto» que supone para Cantabria que el Estado destine «4 euros» a la mejora de la catenaria, mientras proyecta la llegada del AVE a 40 capitales españolas, con costes muy superiores a los que supone la construcción de la línea entre Palencia y Reinosa.Finalmente, Rafael de la Sierra ha considerado «auténticamente increíble» la «marginación» que sufre Cantabria en materia de transportes e infraestructuras.