Quantcast

El Ibex sube un 0,69%, por encima de los 10.300, pero acumula un retroceso semanal del 1,25%

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El Ibex 35 ha cerrado la primera sesión del año con un avance del 0,69%, lo que ha llevado al selectivo a mantenerse por encima de la cota psicológica de los 10.300 enteros (10.350,8). En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocaba en 100 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,498%.

Pese a la subida de la jornada de hoy, el selectivo ha acumulado un recorte semanal del 1,25%, teniendo en cuanta que la semana pasada fue atípica, al contar tan solo con tres sesiones activas.

Abengoa se ha consolidado como el mejor valor de la sesión, con un repunte del 6,6%, seguido de Popular (+6,3%) y de Sacyr (+6,5%). Sabadell (+4,6%) y Gamesa (+4,4%) han completado los primeros puestos del ranking de subidas.

El otro brazo de la balanza lo han ocupado Enagás, que ha cedido un 1,01%, Amadeus (-0,68%), Ferrovial (-0,42%), Telefónica (-0,29%) y ArcelorMittal (-0,45%).

Salvo Iberdrola y Telefónica, el resto de los 'pesos pesados' del Ibex han conseguido aguantar el tipo al cierre de la sesión, liderados por BBVA (+0,84%). Santander se revalorizaba un 0,5%, Inditex un 0,337% y Repsol un 0,161%.

Con estas perspectivas, el Ibex se colocaba a la cabeza de las principales plazas de Europa, que se han mostrado pesimistas en el día de hoy: París ha cedido un 0,7%, Francfort un 0,68% y Londres un 0,51%. En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,2025 'billetes verdes'.

COMIENZO DE AÑO

El analista de XTB Javier Urones ha recordado que 2015 comienza con varios focos de tensión, entre los que ha citado la posible deflación en la zona euro, el desplome del precio del petróleo y las dudas acerca de quién gobernará en Grecia.

«Sin haber contado con un 'rally' de Navidad, los inversores se fijan ahora en los movimientos de inicio de año para tratar de determinar la tendencia a seguir», ha señalado a Europa Press Urones.

El analista ha indicado que el desigual comportamiento del índice en 2014 ha provocado que muchas «manos fuertes» alcanzaran sus objetivos de rentabilidad anuales durante los seis primeros meses de año y dejaran en la segunda mitad un papel algo más importante para los inversores minoritarios.

«Este hecho nos invita a pensar que ese dinero que a día de hoy sigue fuera de la bolsa espera un escenario algo más propicio para volver a ella», ha dicho. Por ello, entiende que estas dos primeras semanas de año son clave, especialmente teniendo en cuenta que el día 22 de enero se celebra la reunión del Banco Central Europeo (BCE) en la que se podrían sentar definitivamente las bases para una QE europea.

Por otra parte, el experto ha señalado que, por primera vez en cuatro años, la prima de riesgo ha caído por debajo de los 100 puntos. Entre las razones de este descenso se encuentran el exceso de liquidez, la reestructuración de carteras en fondos sobre renta fija y una mejora en la percepción de los inversores hacía España.

Urones ha señalado que las palabras pronunciadas este viernes por el presidente del BCE, Mario Draghi, también ayudan a animar a los inversores.

De cara a la semana que viene, el analista prevé una normalización en los niveles de contratación. «El cierre en las cercanías de los 10.400 puntos nos devuelve al rango lateral situado técnicamente entre el nivel mencionado y los 10.600 puntos y pieza clave para objetivos más ambiciosos», ha afirmado.