Quantcast

Así explotan más de un millón de cohetes chinos

Es un espectáculo único de humo, luces y sonido. Un millón de petardos conectados por la misma interminable mecha y preparados para encadenar un estruendo feroz. Tanto a los chinos que preparan esta pirotecnia como aquellos que asisten a la 'explosión' como público, se les nota inquietos,  nerviosos. Y es que aunque desconocemos la festividad -a buen seguro tendrá que ver con el Año Nuevo, aunque sea el calendario occidental- los nervios en el momento previo al estruendo se pueden masticar. Hay un rumor como sonido de fondo. Y de repente: ¡Pum!

Carreras, voces, órdenes confusas y, la verdad, medidas de seguridad como las que existen en nuestro país en este tipo de espectáculos, pocas. O mejor, ninguna. Niños y mayores se agolpan a pocos metros de los petardos.