Quantcast

El presidente de Gambia asegura que el golpe de Estado ha fracasado y que han derrotado a «los enemigos»

PARÍS, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente de Gambia, Yahya Jamé, ha asegurado este martes desde París que el intento de golpe de Estado ha fracasado y que «los enemigos del pueblo han sido derrotados».

«Tengan la seguridad de que los enemigos del pueblo han sido derrotados y que voy a regresar de mi vista a Francia de inmediato con el fin de supervisar la investigación y garantizar que los autores de esta trama se enfrenten a la severa justicia», ha asegurado Jamé, en un comunicado publicado en su página de Facebook y redactado en París, donde ha estado durante la fallida intentona.

Un grupo de militares bloqueó el puente que conduce al centro de la capital de Gambia, Banjul, e intentó tomar el Parlamento del país en medio de un tiroteo que se ha alargado durante toda la noche, según ha explicado un diplomático del país. La ONU ha denunciado que lo sucedido es un intento de golpe de Estado.

«Mis compañeros gambianos. A la una de la mañana, las fuerzas leales a Lamin Sané, el desacreditado exjefe de la Guardia del Estado, han invadido Gambia desde Senegal en un intento de derrocar a su legítimo Gobierno», ha explicado el presidente aclarando que fueron rápidamente reprimidos.

Durante los enfrentamientos al menos cuatro de los golpistas han muerto y otros tantos han sido capturados. Según el comunicado del presidente, el propio Sané ha sufrido lesiones e, incluso, «pudo haber muerto en el ataque», ha dicho.

OTROS GOLPES DE ESTADO

El presidente Jamé, que llegó al poder tras un golpe de Estado hace ya 20 años, ha intentado sofocar la disidencia en el país y se ha enfrentado a las crecientes críticas de la comunidad internacional, que denuncia violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos.

En los últimos años, Jamé ha llevado a cabo numerosas reorganizaciones en el Ejército y entre la administración civil, unos ajustes que han impedido ascensos y que los militares acumulasen demasiado poder en sus manos pero que, al mismo tiempo, han aumentado la inestabilidad y el descontento entre las filas del Ejército.