Quantcast

Navidad: Un menú vegetariano para Nochebuena

Y lo que te ofrecemos a continuación son cuatro alternativas (un entrante, un primero, un segundo y un postre) para disfrutar de un menú vegetariano en estas señaladas fechas. ¿La carta? Cuadrados de hojaldre con ratatouille; Sopa de melón, almendras y hierbabuena; Calabacines luna rellenos y Rollitos de naranja y chocolate, ¿quién da más?

Empezando por el principio, arrancamos con los entrantes: Cuadrados de hojaldre con ratatouille, siguiendo la receta del blog de Omi. Se necesitan dos láminas de hojaldre, un huevo, una cebolla, una berenjena, un calabacín, un pimiento rojo, un pimiento verde, dos tomates, un diente de ajo y oliva.

Lo primero es hacer los cuadrados de hojaldre, para lo que hay que colocar tres capas de hojaldre una sobre otra y unirlas con el huevo batido, partirlas en cuatro partes iguales, y hornear según las instrucciones de la masa en cuestión. 

Y mientras el hojaldre se hace, las verduras: se corta la cebolla en aros, el diente de ajo en cuadrados pequeños y la berenjena y el calabacín en rodajas que se aproximen todo lo posible a un centímetro de grosor. El tomate y los pimientos, también en cuadraditos. Y ojo al hojaldre, no vaya a ser que se queme.

En una sartén con un poco de aceite, se echa primero el ajo y cuando esté dorado, la cebolla; y se deja pochar. Cuando ésta esté transparente, se añaden los pimientos, el calabacín y la berenjena y se dejan al fuego unos 15 minutos. Cuando la berenjena esté blanda y de color dorado, se añaden los tomates troceados y se dejan a fuego otros diez minutos.

Con todo listo (el hojaldre ya se habrá orneado en todo este tiempo), se hacen unos agujeros redondos en las placas de hojaldre y se rellenan. Bon appetit! 

LOS PLATOS PRINCIPALES

Y de primero, una sopa de melón con almendras y hierbabuena. En este caso, 'El Caldero de Nimue' recomienda una fácil de hacer y de bajo coste. Tan solo se necesita un melón pequeño, un puñado de almendras tostadas, un ajo pequeño, tres ramas de hierbabuena, aceite de oliva, sal y pimienta.

El primer paso, obviamente, es lavar cuidadosamente las ramas de hierbabuena y separar las hojas de los tallos, reservando un par de ellos para decorar los platos más tarde. A continuación se arregla el melón, quitándole la piel y las pepitas y cortándolo en trozos grandes.

Una vez listo, se tritura el melón con la batidora hasta conseguir una pasta homogénea, a la que se le añaden luego almendras y se vuelve a batir. Lo último es añadir el diente de ajo, controlando que queda totalmente triturado e integrado con la mezcla. Se adereza con el aceite de oliva, la sal y la pimienta negra al gusto, y se bate hasta emulsionar.

Un plato fresco y sabroso, que también disfrutarán los no vegetarianos añadiéndole unos tacos de jamón.

Para el segundo, nos fijamos en los Calabacines luna rellenos de, otra vez, 'El Caldero de Nimue', que recomienda servirlos «acompañados de cuscús, arroz, puré de patatas, o cualquier otra cosa que se nos ocurra». Para los no vegetarianos, también se puede «convertirlos en la guarnición de una carne o un pescado».

Para dos personas, se necesitan dos calabacines luna (de los pequeños y redondos), dos zanahorias, una cucharada pequeña de alcaparras, medio puerro, un vaso de vino, tres cucharadas soperas de tomate triturado, dos cucharadas de azúcar, queso para gratinar (al gusto), aceite de oliva, tomillo, sal y pimienta negra.

Lo primero es precalentar el horno a 180º, mientras preparamos las verduras. Los protagonistas, los calabacines, se vacían con ayuda de una cuchara y se salpimientan por dentro. Después, se trocean el puerro y la zanahoria y se pica el ajo. el ajo.

En una sartén con aceite de oliva se sofríe el ajo durante un minuto y se le añade primero el puerro y después la zanahoria y el calabacín sobró de vaciar las lunas. Se cocina todo junto durante unos tres minutos, removiendo con frecuencia y añadiéndole un vaso de vino de cocina y sal, pimienta y tomillo.

Cuando hayan pasado un par de minutos, se le añaden las tres cucharadas de tomate triturado natural, previamente aderezado con las cucharaditas de azúcar. Se añaden también las alcaparras, se remueve y se deja cinco minutos al fuego.

Con todo listo, se rellenan los calabacines y se les añade el queso rallado por encima. Se hornean unos diez minutos a 180º y listo.

EL POSTRE

Y para el postre, algo dulce. Rollitos de naranja y chocolate, recomendación de Evita para Cocinario. Para su elaboración se necesitan 350 gramos de harina de avena, un sobre de gasificante, 85 mililitros de zumo de naranja, 85 mililitros de aceite, diez gramos de ralladura de naranja y 120 gramos de chocolate, para la cobertura.

En un recipiente se añaden el aceite, el zumo y el azúcar y se bate todo, hasta que esté bien disuelto. Luego, se añaden la mitad de la harina, la gaseosa y la piel de naranja, mezclando de nuevo otra vez bien. Y después de agrega la harina restante, cuidando que no salgan grumos, hasta que se quede una masa que se pegue a los dedos.

Una vez obtenida la masa uniforme, se corta en tiras gordas y se trocea con los dedos para luego hacer bolas, que serán tan grandes se quieran los rollos. Mientras se les da forma, es aconsejable tener el horno encendido con aire a 190º grados.

Hacer los aros es fácil: convertimos las bolas en tubos, estirando con la mano hacia delante y atrás. Una vez obtenido el tubo, se unen las puntas para darle forma de aro. Y así hasta acabar con la masa. Antes de meterlos al horno, se aconseja espolvorearlos con azúcar por encima. El tiempo de horneado oscila entre los 15 y los 20 minutos. Una vez transcurrido, se sacan y se dejan enfriar. Luego se decoran con chocolate negro.

Para hacerlo, se mete el chocolate troceado en un cuenco al microondas a unos 500 watios de potencia, probando de 30 en 30 segundos para que no se queme. Una vez esté derretido, se bañan en él los aros hasta la mitad. Se ponen en una rejilla y se dejan reposar en la nevera unos diez minutos para que el chocolate se solidifique. 

Deliciosos. Buen provecho. Y felices fiestas.