Quantcast

Álex de la Iglesia: «Yo no he nacido para ser espectador»

Uno de los cineastas mejor valorados de nuestro país regresa a las salas de cine con su nuevo proyecto «Musarañas«, un thriller psicológico -y claustrofóbico– dirigido por Esteban Roel y Juan Fernando Andrés. La nueva cinta, que se estrena este viernes, cuenta con las impecables actuaciones de Macarena Gómez, Nadia de Santiago y Hugo Silva, inmersos en una trama que hará sentir al espectador verdadera agorofobia.

El productor y guionista vasco, Álex de la Iglesia, nos ha concedido unos minutos durante la presentación de su nuevo trabajo y ha demostrado, una vez más, sentir verdadera pasión por el séptimo arte.

¿Qué diferencias o dificultades has encontrado trabajando como productor y como director?

Es una labor completamente distinta. Cuando estás dirigiendo estás pensando exclusivamente en la historia que quieres contar y en contarla lo mejor posible. Cuando produces lo que quieres es algo muy distinto; quieres ayudar a alguien a que cuente su historia y puede terminar siendo mucho más gratificante.

Estoy muy agusto produciendo. Por supuesto que seguiré dirigiendo mis propias películas pero me encantaría producir más películas y sacar adelante proyectos que pueden resultar más difíciles o películas que creo que pueden ser buenas y no son mías

¿Ser el trampolín?

Sí, fundamentalmente para seguir haciendo cine y para que haya películas. Proyectos complicados que, quizás, con mi respaldo, puedan salir adelante.

En Musarañas hemos podido observar toques de humor negro y características propias de su particular forma de hacer cine, ¿te has mantenido en el roll de productor?

Todo lo contrario. He intentado dejar trabajar a Esteban y a Juanfer lo máximo. Si aparece cierta similitud puede ser una cuestión de afinidad de ideas. Pero, en ningún caso, la película es mía.

El reparto no podía haber sido más acertado.

Hemos tenido mucha suerte al poder contar con un elenco de actores increíbles. Contamos, sobre todo, con la presencia de Macarena Gómez. Macarena está extraordinaria y hace la película verosímil. Hay una cosa que se llama actor y cuando tienes buenos actores, tienes una buena película. Nostros tenemos buenos actores.

Podemos ver a un Luis Tosar en un papel que parece hecho a medida pero, la gran sorpresa ha sido Macarena Gómez, vinculada por la mayoría a la comedia televisiva o a personajes secundarios, que dudaban de su potencial para poder resolver este papel. Sin embargo, la actriz ha dado un golpe sobre la mesa…

Macarena es un monstruo de la interpretación. Cualquiera que nos dedicamos a esto, la vemos y simplemente cuando dice «buenos días» sabemos que tiene una fuerza interior que puede provocar pasiones. En esta película se demuestra.

¿Está pidiendo a gritos el Goya?

Ojalá llegue el Goya. Yo creo, sin duda alguna, que se lo merece.

Tu estilo tan especial y tus críticas enmascaradas, que no todos los espectadores llegan a descifrar, han provocado que tengas muchos detractores así como defensores. ¿Crees que aquellos que critican es porque no han sabido captar tu esencia?

No lo sé. Sólo sé que la única manera de no tener detractores – eso de que todo el mundo esté a favor de lo que haces- es hacer pan. Porque es lo único que gusta a todo el mundo. Tienes que hacer o pan o agua.

En el momento que tomas una decisión, ya tienes gente a favor o en contra. Y eso es bueno, eso quiere decir que estás haciendo algo y que ocupas un lugar en el mundo. La única manera de no tener nadie en contra es no jugar. Si no juegas, si no participas en la partida, si eres espectador, nunca te criticarán, pero yo no he nacido para ser espectador.

Entonces, ¿seguirás apostando por arriesgar?

Siempre.

¿Panorama desolador para el cine español?

Para hablar de cine, hay que hablar de películas. En este caso concreto puedo decirlo -porque no estoy hablando de las mías sino de la labor de mis compañeros- este año se han hecho grandes películas en este país y estoy muy orgulloso de mis amigos. «El niño«, «La isla mínima«… son películas extraordinarias. Hay grandes ejemplos de directores no tan conocidos, como

Carlos Vermut, que ha realizado «Magical Girl«, una película fantástica.

Confío mucho en salir de cualquier bache si el material que tenemos delante es bueno. Y, en este caso, es un hecho.

¿Qué le dirías a un joven entusiasta del cine? ¿Qué abandone o que lo intente?

Le diría que primero, ante todo, mucha calma -como decía Siniestro Total-. Y, después, que no se dejase llevar por la opinión de los demás y que hiciera lo que él cree que tiene que hacer.

Subida de impuestos del 8 al 21%, recortes… ¿Están descolocando a la industria cinematográfica? ¿Está abandonando el gobierno al cine y, con ello, a la cultura?

Probablemente. No creo que en este momento la cultura sea un artículo de primera necesidad para el Gobierno.

¿Receta?

No pensar en ello y trabajar.

Para finalizar, tras «Payasos en la lavadora«, retomas tu oficio de escritor y regresas con una novela satírica con toques de humor, «Recuérdame que te odie«. ¿Cómo te sientes en esta labor?

Me siento muy agusto porque es una liberación para mí poder hacer un trabajo y hacerlo yo solo -risas-. En ese sentido resulta muy liberador pero no me considero un escritor, me considero un cineasta.

¿Próximos proyectos ya en mente?

En febrero tengo la suerte de empezar una nueva película y espero que haya más.