Quantcast

HRW denuncia ataques indiscriminados del Gobierno de Siria en Homs

Informa de 33 civiles muertos en el último ataque, el 16 de diciembre

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este martes los ataques indiscriminados de las tropas del Gobierno de Bashar al Assad en el barrio de Al Waer, en Homs, último bastión de los rebeldes sirios, que han tenido consecuencias devastadoras para la población civil.

HRW ha informado de que el ataque lanzado el 16 de diciembre por el bando gubernamental se saldó con al menos 33 muertes de civiles. «Aunque ahora Homs no está en el punto de mira, decenas de miles de civiles sufren la violencia en Al Waer», ha dicho el subdirector de HRW para Oriente Próximo y Norte de África, Nadim Houry.

La organización humanitaria ha entrevistado a varios residentes en Al Waer, que han asegurado que desde el 4 de octubre los ataques se han multiplicado en zonas residenciales en las que aparentemente no hay presencia militar.

El 1 de octubre, dos bombas explotaron junto a una escuela primaria ubicada en el barrio alauí de Akrama, considerado leal a Al Assad, y dejaron decenas de niños muertos.

El Centro de Documentación de Violaciones de Derechos Humanos ha registrado la muerte de 91 civiles y un combatiente en Al Waer desde octubre de 2014. Por su parte, el Centro de Medios de Comunicación de la zona ha estimado que el número de civiles muertos por ataques de tropas del Gobierno asciende a 150 sólo en octubre.

Ya que tanto el Gobierno sirio como los grupos rebeldes han incumplido la resolución 2139 del 22 de febrero de 2014 del Consejo de Seguridad de la ONU, que decretaba el cese inmediato de los ataques y de las restricciones a la ayuda humanitaria, HRW ha pedido a la ONU que tome medidas más severas, como demandar a Siria ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) e imponer el embargo de armas.

Asimismo, ha pedido a los aliados de Siria, entre los que se encuentran Rusia e Irán, que usen su influencia para poner fin a los ataques y a la restricción de la ayuda humanitaria.

ATAQUE DEL 16 DE DICIEMBRE

Las tropas y milicias gubernamentales usaron armas improvisadas, como barriles bomba, en los bombardeos del 16 de diciembre y fabricaron misiles de cabezas explosivas. Maha, residente de Al Waer entre junio de 2012 y julio de 2014, ha asegurado que «desde que el misil es lanzado, tienes 30 segundos para escapar». «Puede destruir un edificio entero», ha añadido.

Estos misiles de fabricación casera no cuentan con dirección asistida, por lo que su objetivo se extiende a todos aquellos que se encuentren alrededor de donde caigan. El riesgo de causar bajas es muy alto en zonas muy pobladas, como Al Waer.

Un miembro del Centro Medios de Comunicación ha afirmado que los bombardeos comenzaron a las 10.00 (hora local) y se registraron hasta las 17.00. Se usaron barriles bomba lanzados a través de cañones y francotiradores, que dejaron 36 personas muertas en zonas densamente pobladas, como Fardous Street.

Talal, profesor de escuela de 27 ingresado en un hospital de Al Waer, ha dicho a HRW que uno de los primero bombardeos se dirigió a su escuela por la mañana, cuando los alumnos estaban en clase. otros testigos aseguran que las fuerzas del Gobierno han restringido su acceso a los alimentos, el petróleo y demás material de supervivencia, además de impedirles escapar del barrio, a excepción de los estudiantes y las autoridades estatales.

En ocasiones, algunos que han tratado de escapar han sido amenazados, golpeados e incluso detenidos sin que se haya vuelto a saber nada de ellos. Desde octubre de 2013, sólo se ha desplegado la ayuda humanitaria en Al Waer en dos ocasiones, el 28 de junio y el 11 de noviembre.

«Con el aumento de los ataques en Al Waer, el barrio ha dejado de ser un refugio y se ha convertido en una cárcel, especialmente para los suníes que huían de la violencia desde otras partes de Homs», ha dicho Houry. «La población de Al Waer necesita más que una resolución de la ONU, necesita que la ONU» se ponga en marcha», ha añadido.

En octubre de 2013, el Gobierno sirio restringió la salida de la población de Al Waer, de entre 70.000 y 100.000 personas, y limitó la entrada de ayuda humanitaria. Desde el fin de las negociaciones de paz, en octubre de 2014, ha intensificado los ataques en este barrio.

Al Waer, uno de los barrios más poblados de Homs, se ha convertido en el último bastión rebelde, tras el abandono del centro de la ciudad por parte de las milicias antigubernamentales en mayo de 2014. Desde 2011, se ha convertido en un refugio para muchas familias de Homs.