Quantcast

India, Reino Unido y Estados Unidos tenían datos sobre el atentado de Bombay que nunca cruzaron

WASHINGTON, 22 (EUROPA PRESS)

India, Reino Unido y Estados Unidos espiaron e investigaron al jefe de tecnología del Lashkar-e-Taiba, el grupo terrorista paquistaní responsable de los atentado de Bombay que acabaron con la vida de 166 personas, pero no compartieron las informaciones obtenidas, según ha expuesto este lunes el diario 'The New York Times'.

Desde septiembre de 2008 los británicos estaban espiando las actividades y las búsquedas que hacía en Internet el responsable de tecnología del grupo, Zarrar Shah, según las informaciones filtradas por el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward J. Snowden.

Como resultado de dicha investigacion, averiguaron que en otoño de ese año, Shah utilizó Google Earth para enseñar al resto de milicianos las rutas a seguir para alcanzar sus objetivos en Bombay. Pero también, averiguaron que consiguió establecer una línea telefónica por Internet para comunicarse rebotando las llamadas en un punto de Nueva Jersey y, así, enmascarar su verdadera ubicación.

No no eran los únicos que estaban investigando al miliciano. La Agencia de Inteligencia de India realizó un seguimiento parecido, según una fuente interna de la propia agencia.

Por su parte, según explica 'The New York Times', Estados Unidos no estaba al tanto de los esfuerzos de los organismos indios y británicos, pero con sus propios datos en la mano, habían advertido a la seguridad india en varias ocasiones en los meses previos al ataque.

Las agencias de inteligencia de las tres naciones no compartieron ni juntaron los datos obtenidos, un hecho que podría haber ayudado a anticiparse a los atentados de Bombay, aunque el responsable de la lucha contra el terrorismo de la CIA, Charles Sam Faddis, ha defendido que no se podría haber evitado. «No puedo recordar un solo caso en mi carrera en el que hayamos parado un complot basándonos puramente en la inteligencia», ha dicho.

«Nadie armó el cuadro al completo», ha criticado el que fuera ministro de Exteriores indio en el momento de los ataques Shivshankar Menon. Ahora retirado, Menon, ha recordado que «sólo cuando empezaron los tiroteos todo el mundo empezó a compartir» los datos que tenían.

INFORMACIÓN INSUFICIENTE

Pese a que Reino Unido disponía de una gran cantidad de datos información sobre las comunicaciones de Shah, han sostenido que no era lo suficientemente específica para poder detectar la amenaza. Los indios, por su parte, no creyeron en que se pudiera dar un ataque a gran escala, desoyendo las alertas procedentes de Estados Unidos.

«No lo vimos venir», ha reconocido un ex alto cargo de Inteligencia de Estados Unidos. «Nos centramos otras cosas como Al Qaeda, los talibán, las armas nucleares de Pakistán, los iraníes… No es que las informaciones se perdieran, es que nunca se pusieron en común», ha añadido.

El diario ha reconstruido esta información a partir de documentos clasificados, archivos judiciales y decenas de entrevistas con trabajadores de las agencias indias, británicas y estadounidenses.

El atentado de Bombay sigue siendo un punto de fricción entre India y Pakistán. La semana pasada, un tribunal paquistaní concedió la libertad bajo fianza a un comandante del Lashkar-e-Taiba que había sido acusado de ser el responsable intelectual de los ataques.