Quantcast

EH Bildu cree que el plan de Urkullu para desarme de ETA es «propaganda para colocarse en algo que no le corresponde»

Dice que el trabajo de la Comisión demuestra que ETA sigue comprometida con el proceso, pese a la falta de voluntad de Madrid

VITORIA, 22 (EUROPA PRESS)

El grupo parlamentario de EH Bildu ha calificado este lunes de «propaganda» la propuesta del Gobierno vasco para el desarme de ETA, y ha manifestado su convicción de que el Ejecutivo «intenta colocarse en medio de algo que no le corresponde». Además, ha criticado que haya decidido «atacar al agente que ha puesto en marcha el proceso de desarme e intentar invalidar el trabajo de la Comisión Internacional de Verificación».

En rueda de prensa celebrada en el Parlamento vasco, Dani Maeztu, Juanjo Agirrezabala, Julen Arzuaga y Marian Beitialarrangoitia han realizado un análisis de la propuesta del Gobierno vasco para liderar un desarme «rápido» de ETA.

La coalición ha calificado la propuesta del Gobierno vasco de «inoportuna y absolutamente criticable», ya que considera que aunque el Ejecutivo central es quien «no quiere el desarme» y se presenta como «un obstáculo», Lakua y el PNV «han preferido atacar al agente que ha puesto en marcha el proceso de desarme e intentar invalidar el trabajo de la Comisión Internacional de Verificación, así como meter presión al que está dando pasos» algo que cree que «no es admisible».

Según ha explicado, EH Bildu no tenía conocimiento de esta propuesta del Gobierno de Urkullu por lo que la considera que se ha presentado 'ex profeso'. Además la ha calificado de «propaganda» del Ejecutivo para «intentar colocarse en medio de algo que no le corresponde». «La ciudadanía ve que se está avanzando en este ámbito y el Gobierno vasco se ha querido resituarse de forma absolutamente confusa», ha indicado.

Para EH Bildu, la propuesta del Gobierno vasco «no tiene ninguna virtualidad y carece de sentido». «Está fuera de lugar sacar cada semana nuevos planes –ya hemos perdido la cuenta– y tratar de aparentar que se está haciendo algo porque no hay verdadera voluntad de confrontar con Madrid», ha añadido.

«Ésa es la realidad y la responsabilidad de Iñigo Urkullu y Jonan Fernández con este pueblo. Estamos convencidos de que este pueblo sabrá distinguir el esfuerzo de unos y los obstáculos y las trabas que están poniendo otros, igual que tenemos la seguridad de que Urkullu con su comportamiento de ayer ha terminado de perder por completo su credibilidad ante este pueblo», ha insistido.

TRABAJO DE LA CIV

Por otro lado, han calificado de «positivo» el trabajo de la Comisión Internacional de Verificación, ya que «confirma que ETA está llevando a cabo el proceso que anunció para inventariar, sellar y poner fuera de uso sus armas».

«Es, sin duda, una buena noticia que demuestra que ETA sigue comprometida con el proceso de paz y que, a pesar de la falta de voluntad del Gobierno español, el camino de la normalización se puede abordar desde la unilateralidad. Aunque con más dificultades, es posible avanzar», ha defendido.

Sin embargo, ha criticado que este proceso de inventariado y sellado se está desarrollando en una situación «llena de dificultades debido a la falta de implicación de los gobiernos español y francés» cuando «la lógica exige la participación de los gobiernos para que el desarme se pueda hacer de modo seguro y ordenado».

«Madrid y París no solo se niegan a participar en el proceso, sino que además, sus responsables policiales han advertido más de una vez de que quienes llevan adelante ese sellado son objetivos policiales, persecución que dificulta enormemente todo el proceso», ha lamentado.

En este sentido, ha denunciado que «la obsesión del Gobierno español es golpear a quienes están aportando en este proceso y de esa manera, con zancadillas permanentes al proceso de resolución, están dificultando y retrasando el desarme».

«Si a eso le añadimos todo lo relativo a la política penitenciaria y la actitud que mantienen en relación con los juicios políticos, está claro cuáles son las razones para considerar al PP y al Gobierno español enemigos de la paz», ha subrayado.

Finalmente, ha defendido que la actitud que debería mostrar el Gobierno vasco y que «por razones que consideramos miserables y partidistas está dejando a un lado», pasa por «impulsar y respaldar» a la Comisión Internacional de Verificación en la labor que hasta ahora ha venido desarrollando «de manera adecuada». Por ellos ha denunciado «firmemente» la actitud del Gobierno de España «y el papel que está jugando como enemigo de la paz».

También ha exigido a Iñigo Urkullu que emplace al PP y «presione políticamente» al Gobierno central para que «se implique en un proceso de desarme ordenado» y promueva acuerdos políticos y ciudadanos «para que la presión en Madrid sea de la sociedad vasca, y no solo de un partido o institución».