Quantcast

Economía.- El PP se granjea el apoyo de CiU y PNV a la ley de Mutuas gracias a las enmiendas introducidas en el Senado

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Los cambios que el Senado ha introducido en el proyecto de ley de las Mutuas han conseguido granjear el apoyo de CiU y PNV al texto resultante, mientras que han alejado a UPyD del acuerdo y reafirman el rechazo que PSOE e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) han mantenido desde el inicio de su tramitación.

Así, frente a la abstención de los nacionalistas catalanes y el rechazo explícito de los vascos, con los cambios incorporados a la norma en la Cámara Alta el PP ha conseguido la satisfacción de ambas formaciones. Sin embargo, la marcha atrás en algunas modificaciones introducidas en el Congreso –como los límites a las retribuciones de los directivos de las mutuas– han provocado el enfado de la formación magenta, que critica que las ofertas de negociación que siempre hace el Ministerio de Empleo acaben siendo vacuas.

Por su parte, el PSOE, la Izquierda Plural y gran parte del Grupo Mixto han mantenido sus argumentos en contra de la norma, que a su juicio avanza en la privatización de las mutuas, amplía su ámbito de actuación natural y abre la puerta a la privatización de la sanidad, al permitir que estos organismos intervengan desde el primer día en las bajas por incapacidad temporal.

SE HAN «TRASPASADO NUEVAS LÍNEAS ROJAS»

La socialista Concha Gutiérrez ha criticado que, «lejos de rectificar, el PP ha traspasado nuevas líneas rojas en el Senado», cuyas enmiendas permiten que se «desvíen» recursos del fondo de reserva de la Seguridad Social a las mutuas, «destejen» los límites que se habían impuesto para las retribuciones y «socorren» las mutuas «quebradas», que «ahora verán cómo con las cuotas de la Seguridad Social pueden reponer su patrimonio privativo» y verán «premiada la mala gestión».

Además, ha reiterado sus críticas de que este proyecto de ley «abre la brecha para facilitar privatización del sistema público de salud» al abrir la puerta a que «las mutuas entren a controlar la asistencia sanitaria consecuencia de la enfermedad común». Y también ha advertido de que el texto podría ir en contra de las normas de la competencia y de los compromisos de los tratados internacionales que la UE está negociando.

«Una modificación tan sustancial en la gestión de un ámbito tan importante hubiera exigido un amplio consenso social y político que garantizase que la reforma es de futuro y con vocación de permanencia. Este proyecto no es el producto del pacto social ni político, y tiene una fecha de caducidad: cuando cambie la mayoría de esta Cámara», ha advertido.

EL LOBBY DE LAS MUTUAS «HA DOBLADO EL ESPINAZO» AL GOBIERNO

Joan Coscubiela, de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), cree que este proyecto «vuelve del Senado mucho peor de lo que marchó». «Una vez más el lobby de las mutuas le han doblado el espinazo al Gobierno de turno. Y una vez más han contado con los mejores representantes, el PNV y CiU», ha señalado. «Es una pena, han perdido de nuevo la oportunidad para hacer una reforma en profundidad de las mutuas», ha lamentado.

Además, ha expresado su «profunda preocupación» porque «donde había sombras ahora hay oscuridad profunda y donde había luces ahora hay penumbras». Sobre todo, en relación con la falta de control de las mutuas, la «profundización» del proceso privatizador de estas entidades pese a gestionar fondos públicos y por el «retroceso» en el límite de las retribuciones públicas, generando «incentivos perversos a los directivos que sean más intransigentes e injustos con los trabajadores».

El portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha criticado que las enmiendas pactadas con su formación durante la tramitación del texto en el Congreso han quedado «totalmente desvirtuadas» por los cambios en el Senado, sin que siquiera se haya «avisado» a la formación magenta, que critica el resultado de las ofertas de negociación del Gobierno, por lo que su abstención se tornará en rechazo.

PRIVATIZACIÓN DE LA SANIDAD

Por ERC, Joan Tardá ha dicho que las enmiendas del Senado han «agravado» sus «temores», porque «se ha acelerado el cambio de concepto» de las mutuas. «Va a supeditarse todo a la lógica del beneficio económico privado y se acelera la privatización de la sanidad. Es una perversidad y resultará caro para la Administración», ha advertido el diputado.

Joan Baldoví, de Compromís-Equo, considera que esta norma abre la puerta a las empresas privadas para que hagan «negocio» en la sanidad y considera un «despropósito» que se amplíen sus potestades en materia de incapacidad temporal. «Es a las mutuas a las que hay que controlar», ha reclamado.

El diputado de Amaiur Sabino Cuadra ha calificado a las mutuas de «estructuras privadas garrapata» porque «succionan los fondos públicos de la Seguridad Social», y afirma que ampliar sus potestades supone dar un paso más en la privatización de la sanidad. Además ve «disparatado» dejar en manos de las mutuas la gestión de las bajas cuando están «deteriorando» las condiciones del empleo.

EL TEXTO HA MEJORADO

Carles Campuzano, de CiU, valora que el proyecto ha «mejorado» en el Senado en sus principales aspectos: se «mejora» el modelo de gobernanza de las mutuas, se aprueba un régimen retributivo que «permitirá que buenos profesionales opten por trabajar» en las mutuas, se mantiene el patrimonio histórico y se les obliga a una mayor transparencia.

Además, ha criticado a quienes se «inventan molinos para justificar sus cargas de caballería» contra un modelo de gestión de la incapacidad temporal que no retocaron cuando tuvieron ocasión, y también ha lamentado que no se haya avanzado más en el reconocimiento y la mejora de la cobertura ante determinadas enfermedades, sobre todo el cáncer.

Por el PNV, Emilio Olabarria ha valorado que los cambios introducidos en el Senado permiten «evitar la publificación de las mutuas». «Al final el texto es un buen texto para garantizar el buen funcionamiento de las mutuas y su buena gestión», cree el nacionalista vasco, que aplaude también el cambio de referencia del sistema retributivo del sector público administrativo al empresarial, aunque cree que el mecanismo introducido es «un poco alambicado».

El diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, ha lamentado que se haya «perdido una oportunidad única» para hacer «pedagogía política» y afrontar con «más neutralidad, sin complejos y con más valentía» la reforma de las mutuas, y ha reconocido que pese a las mejoras introducidas en el Senado si se votara el texto completo optaría por la neutralidad.

«EXCELENTE» TRABAJO

Finalmente, el presidente de la Comisión de Empleo del Congreso, el 'popular' José Eugenio Azpiroz, ha asegurado que el Senado ha hecho un «excelente» trabajo y que el proyecto de ley será aprobado con una redacción «mejorada sustancialmente» con respecto a la inicial, valorando en este sentido las aportaciones de los grupos parlamentarios en ambas cámaras.

Además, ha agradecido el apoyo de CiU y de PNV y la actitud «menos beligerante» por parte de UPN contra el texto resultante, que «ahora es visto con buenos ojos» por parte de las mutuas, que en un primer momento rechazaban abiertamente la reforma. «Votaremos a favor de todas las enmiendas con plena satisfacción, y esperando que tenga una larga vida, que sea fructífero y que ayude a que el sector funcione mejor que hasta ahora», ha concluido.