Quantcast

Hallan una única proteína responsable de las reacciones alérgicas a muchos medicamentos

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Investigadores de las universidades Johns Hopkins, en Estados Unidos, y de Alberta, en Canadá, han identificado una única proteína como la raíz de dolorosas y peligrosas reacciones alérgicas a una gama de medicamentos y otras sustancias. Ver que un medicamento se dirige a la proteína problemática podría ayudar a suavizar el tratamiento para los pacientes con enfermedades que van desde el cáncer de próstata a la diabetes y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), según explican los autores en un artículo que se publica en 'Nature'.

Estudios anteriores han detectado reacciones como dolor, picazón y erupciones en los lugares de inyección de muchos fármacos como resultado de la acción de parte del sistema inmune conocido como mastocitos. Cuando receptores especializados en el exterior de los mastocitos detectan señales de alerta conocidas como anticuerpos, entran en acción, liberando histamina y otras sustancias que provocan inflamación y atrayendo a otras células inmunes a la zona.

Estos anticuerpos son producidos por otras células inmunes en respuesta a bacterias, virus u otras amenazas percibidas. Sin embargo, «a pesar de que muchas de estas reacciones en el lugar de la inyección se ven como una respuesta alérgica, lo extraño de ellas es que no producen anticuerpos», subraya Xinzhong Dong, profesor asociado de Neurología en el Instituto de Ciencias Básicas Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland.

Para concentrarse en la causa de las reacciones, Benjamin McNeil, becario postdoctoral en el laboratorio de Dong, buscó qué receptores de los mastocitos responden a los fármacos en ratones. Estudios previos habían identificado un probable receptor humano como culpable de las reacciones alérgicas y McNeil encontró un receptor en ratones que, al igual que el humano, sólo se encuentra en los mastocitos.

Posteriormente, este investigador probó el receptor poniéndolo en células cultivadas en laboratorio y vio que reaccionó a los medicamentos que provocan la respuesta de los mastocitos, además de hallar resultados similares para el receptor humano que las investigaciones anteriores habían indicado que era un probable culpable. «Es una suerte que todos los medicamentos funcionen activando un receptor único, lo que hace que el receptor sea un objetivo atractivo para los medicamentos», afirma McNeil.

Para saber si la eliminación del receptor realmente evitaría las reacciones alérgicas, el equipo de investigación desactivó el gen del receptor sospechoso en ratones, de forma que estos roedores modificados no tuvieron ninguno de los síntomas de alergia a fármacos que mostraron sus homólogos genéticamente normales. Los científicos están trabajando ahora para encontrar compuestos que puedan bloquear el receptor culpable en los seres humanos, conocido como MRGPRX2.

Ese medicamento no impediría las verdaderas reacciones alérgicas que producen anticuerpos, sino sólo las reacciones pseudoalérgicas desencadenadas por MRGPRX2. Aún así, se podría mejorar la vida de muchos pacientes, según McNeil, al disminuir los efectos secundarios de los medicamentos que actualmente persisten.

Los fármacos que desencadenan MRGPRX2 incluyen los medicamentos para el cáncer cetrorelix, leuprolide y octreotida; el fármaco contra el VIH sermorelin, los antibióticos fluoroquinolonas y los medicamentos empleados para el bloqueo neuromuscular con el fin de paralizar los músculos durante las cirugías. Estos expertos también están investigando la posibilidad de que MRGPRX2 pueda estar detrás de condiciones inmunológicas como la rosácea y la psoriasis que no se derivan de la utilización de medicamentos.