Quantcast

Corea del Norte recuerda a Kim Jong Il en el tercer aniversario de su muerte

SEÚL, 17 (EUROPA PRESS)

Los norcoreanos han rememorado este miércoles a Kim Jong Il, el anterior dirigente del país que falleció hace tres años, con un acto en Pyongyang presidido por su hijo y actual líder, Kim Jong Un.

El acto en memoria de Kim ha tenido lugar en la plaza frente al Palacio del Sol de Kumsusan, el mausoleo donde yacen los restos del antiguo dirigente y de su padre y fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, han informado los medios oficiales y recoge la agencia surcoreana Yonhap.

La ceremonia ha estado encabezada por Kim Jong Un, hijo menor de Kim, quien ha estado acompañado por su mujer, Ri Sol Ju, y los principales responsables del Ejército y del partido único, entre ellos el primer ministro del país, Pak Pong Ju.

La ausencia más destacada ha sido la de Kim Kyong Hui, tía del actual mandatario y hermana del fallecido, sobre la que hay muchas especulaciones respecto a su suerte, después de que su marido, Jang Song Thaek fuera ejecutado el año pasado tras ser acusado de traición y corrupción.

La televisión oficial norcoreana ha emitido un vídeo en el que se ha visto también a Kim Jong Un ofrecer sus respetos a su padre en el interior del Palacio del Sol de Kumsusan.

Según los medios oficiales, el país está observando el tercer aniversario de la muerte por un infarto del 'Querido líder' de forma «solemne». Las sirenas han sonado en todo el país a mediodía, según la agencia de noticias oficial KCNA. Además, todo el mundo «ha guardado tres minutos de silencio».

Los medios oficiales, entre ellos el principal diario, el 'Rodong Sinmun', han dedicado espacios especiales a ensalzar la figura del fallecido Kim y los logros hechos por su hijo menor en estos tres años al frente del país. Además, según el diario, los norcoreanos han jurado lealtad al actual dirigente, que se cree que tiene algo más de 30 años, si bien se desconocen muchos datos sobre su biografía.

Los especialistas sobre Corea del Norte esperan que a partir de ahora, cumplidos ya los tres años de luto que según la tradición confuciana se deben guardar a los padres, Kim Jong Un comience un estilo de liderazgo menos influido por el legado de su progenitor.