Quantcast

Abbott se pregunta por qué el clérigo iraní no estaba en ninguna lista de vigilancia terrorista

El primer ministro de Nueva Gales del Sur asegura que la sociedad está indignada porque el secuestrador estaba en libertad

SÍDNEY, 16 (EUROPA PRESS)

El primer ministro australiano, Tony Abbott, se ha preguntado este martes por qué el clérigo iraní que retuvo durante más de 16 horas a varias personas en una cafetería del centro de Sídney no estaba en ninguna lista del Gobierno de vigilancia terrorista a pesar de tener un largo historial criminal, de inestabilidad mental y una estrecha relación con el extremismo. De hecho, ha reconocido que «esa es la pregunta que nos hacemos todo los miembros de la Comisión de Seguridad Nacional».

«¿Cómo puede alguien que ha tenido una larga y accidentada historia no estar en la lista de vigilancia apropiada y cómo puede alguien así pasar como una persona totalmente normal entre la comunidad?», ha lamentado el primer ministro.

Tras depositar unas flores en un monumento improvisado para recordar a las víctimas del secuestro –durante el asalto de la Policía dos rehenes y el secuestrador perdieron la vida– Abbott ha reconocido que el secuestrador, Man Haron Monis, era un viejo conocido de la Policía federal y que, aun así, no estaba en la lista de vigilancia terrorista, según publica el diario australiano 'The Age'.

«Había enviado cartas ofensivas a las familias de los soldados australianos muertos en Afganistán y fue declarado culpable por ello. También había publicado material gráfico extremista en Internet», ha añadido el jefe de Gobierno. Y por ello, Abbott ha considerado que «claramente hay lecciones que aprender» ante lo ocurrido.

Aun así, ha destacado que incluso si el clérigo, al que ha definido como un «individuo enfermo y perturbado», hubiese estado bajo vigilancia las 24 horas del día, la tragedia no se podría haber evitado.

«Es muy probable, sin duda posible, que este incidente se habría producido debido a que el nivel de control sobre la persona que se necesitaría para evitarlo sería muy muy alto», ha explicado.

EN LIBERTAD

Según 'The Age', Monis fue puesto en libertad seis días después de que entraran en vigor los polémicos cambios en las leyes de libertad bajo fianza. Si se entiende que no existe un riesgo hacia la comunidad, la persona puede disfrutar de la libertad tras el previo pago de una fianza.

Ahora, el Gobierno de Nueva Gales del Sur ha reforzado las leyes que se podrán volver a aplicar a partir del próximo mes de enero. El primer ministro del estado, Mike Baird, ha apuntado a que las normas pueden endurecerse más a raíz de una investigación estatal y federal que intentará esclarecer cómo Monis pasó a través de la red del sistema judicial.

«Todos estamos indignados porque este hombre estaba en la calle. La comunidad tiene todo el derecho a sentirse molesto. Yo estoy muy molesta», ha denunciado. «¿Podemos hacerlo mejor? Eso es exactamente en lo que estamos trabajando con el Gobierno federal», ha anunciado.