Quantcast

Denuncian el robo del guión de la próxima película de James Bond

Los productores de Spectre, la última película del agente secreto James Bond, han denunciado el robo del guion de la cinta y temen que se haga público próximamente. «Una versión inicial del guión de la nueva película de Bond está entre el material robado por los hackers que se han infiltrado en el sistema informático de Sony Pictures Entertainment», afirma la productora Eon en un comunicado publicado a través de su web.

¿Qué puede pasar ahora? Está claro. Que en breve al historia salga publicada en diversas webs. «Eon está preocupado de que terceras partes que han recibido el guión robado vayan a publicarlo o den a conocer sus contenido», añaden antes de recordar que el documento es confidencial y es propiedad de los estudios de la Metro Goldwyn Mayer y Danjaq. También advierten de que el texto está protegido por la ley de derechos de autor. Por este motivo, avisan de que actuarán contra cualquiera que publique el texto o una parte del mismo.

«Metro Goldwyn Mayer y Danjaq tomarám todas las medidas necesarias para proteger sus derechos contra las personas que robaron el guion y contra cualquiera que haga un uso no permitido del documento o trate de buscar beneficios comerciales de una propiedad intelectual que sabe que ha sido robada», concluye el texto.

De todos modos, este robo empresarial tiene tintes 'muy bondiaanos'. Spectre está considerada una de las películas más caras de la historia. Pese a que se especuló con que su rodaje se había suspendido tras el robo masivo a Sony de cientos de documentos, entre los que hay datos personales de los actores que trabajan para la multinacional o su sueldo, fuentes de Hollywood aseguran que los trabajos siguen adelante en Reino Unido.

Un mes después del robo, todavía se desconoce la procedencia de sus verdaderos autores. Los autodenominados Guardianes de la Paz que se atribuyen el golpe podrían tener lazos con Corea del Norte y utilizar el volumen de información robada y su diseminación en los medios de comunicación para sembrar el caos.