Quantcast

Aire contaminado y sus graves consecuencias en la salud: ¿Hacemos algo por evitarlo?

La contaminación ambiental es sin duda uno de los grandes problemas del siglo XXI y, pese a los esfuerzos por reducir los abultados niveles de suciedad en el aire, aún estamos muy lejos de alcanzar una solución.

Cada día somos conscientes de que estamos respirando aire contaminado (tanto que a veces no le damos la importancia necesaria), especialmente aquellas personas que viven en grandes ciudades, donde es habitual que se formen 'boinas' de contaminación.

Sin embargo, las últimas cifras que aportó la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) han causado un enorme impacto. Alrededor de 27.000 personas mueren prematuramente en nuestro país cada año por respirar aire contaminado. Y las cifras suben hasta los 450.000 cuando hablamos del conjunto de la Unión Europea, según se desprende del informe 'Calidad del aire en Europa 2014'.

Desde Ecologistas en Acción consideran que «los resultados del informe son muy preocupantes». Y es que, la calidad del aire que respiramos no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado considerablemente en los últimos años. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, en 2010 en España, las muertes prematuras por contaminación estaban en torno a las 16.000 personas. Además, en esa misma fecha era un 79% de la población española la que respiraba aire demasiado contaminado.

Actualmente, según los datos de la AEMA, hasta el 98% de la población en Europa vive en lugares que rebasan los límites de contaminación del aire recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y más de un 30% en sitios donde se superan los niveles legales establecidos por la Comisión Europea.

En Europa tan solo hay seis países que superan las 27.000 muertes prematuras por contaminación: Alemania, con 72.104; Italia, con 67.921, Francia, con 48.168; Polonia, con 43.512; Reino Unido, con 40.084; y Rumanía, con 29.215.

Según denunciaba este informe que analiza la calidad del aire que respiramos, los contaminantes más problemáticos para nuestra salud continúan siendo las partículas en suspensión y el ozono troposférico. Sin embargo, según señalan desde Ecologistas en Acción, «está aumentando la preocupación por los elevados niveles del cancerígeno benzopireno, el único contaminante que se ha incrementado en la última década».

¿CUÁLES SON LOS SECTORES DE LA POBLACIÓN MÁS AFECTADOS?

Tras leer todos estos datos, para nada alentadores, una de las primeras dudas que surgen al respecto es ¿cuáles son las enfermedades más comunes provocadas por respirar aire sucio? Además, también es muy importante tener en cuenta qué sectores de la población se enfrentan a un mayor riesgo.

Según explica la doctora Carmen Diego, responsable del Área de Enfermedades Medioambientales de la Sociedad Española de Neumología (SEPAR), la contaminación «aumenta el riesgo de padecer enfermedades tanto respiratorias como cardiovasculares».

En cuanto a las respiratorias, «aumentan las infecciones respiratorias y la EPOC». Además, «crece el riesgo de exacerbaciones de enfermedades respiratorias crónicas como el asma». Y por supuesto, «también se incrementa el riesgo de cáncer de pulmón». Por otro lado, también es mayor el riesgo de «padecer alguna enfermedad cardio o cerebrovascular, como la angina, el infarto, el ACV y la trombosis».

Aunque a día de hoy la contaminación afecta, en mayo o menor medida, a todo el mundo (especialmente en las grandes ciudades), lo cierto es que existe un sector de la población con más riesgo a sufrir alguno de los problemas de salud mencionados. Tal y como explica la neumóloga Carmen Diego, se trata de «gente que vive cerca de autopistas y carreteras con mucho tráfico, y también cerca de industrias que puedan ser contaminantes». Además, añade que varios estudios han demostrado que esto «aumenta el riesgo de morbilidad (riesgo de padecer enfermedades) y obviamente de mortalidad».

¿HACEMOS ALGO PARA EVITARLO?

Las cifras de muertes prematuras por la mala calidad del aire han aumentado en los últimos años. ¿Por qué? ¿Hacemos algo para evitarlo?

Está claro que las medidas y las políticas medioambientales no son suficientes para revertir esta preocupante situación. De hecho, desde Ecologistas en Acción consideran que la Comisión Europea está «acometiendo una desregulación de la calidad del aire, cediendo a las presiones de Gobiernos como el español».

En nuestro país hay nada menos que 37 ciudades que incumplen los niveles recomendados de contaminación, según uno de los estudios más recientes de la OMS, siendo la Línea de la Concepción (Cádiz) la que peores niveles presenta, seguida de otras como Toledo, Málaga, Barcelona y Sevilla.

Una de las últimas polémicas que ha salpicado a la Comisión Europea ha llegado tras conocerse que posiblemente el paquete legislativo 'Aire Limpio' será rechazado. Por este motivo, numerosas asociaciones ecologistas de toda Europa han solicitado al presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker que dé marcha atrás y no deje caer en el olvido algunas medidas necesarias para mejorar en el terreno ambiental.

Aunque queda claro que en materia de contaminación queda mucho camino por recorrer en toda Europa, desde Ecologistas en Acción resaltan que España «tiene una responsabilidad importante en la mala calidad del aire europeo».

«La apuesta por el transporte por carretera o el bloqueo de las energías renovables para apuntalar las centrales térmicas de carbón y gas son políticas del Gobierno español muy lesivas para la calidad del aire en España y Europa», explican desde la asociación.

Cabe recordar que nuestro país se podría enfrentar a multas millonarias por parte de Bruselas por rebasar los niveles de contaminación permitidos. De hecho ya se han denegado unas cuantas prórrogas solicitadas por ciudades como Madrid y Barcelona para ampliar el plazo establecido para reducir el tráfico.

La neumóloga Carmen Diego asegura que la solución «pasa por hacer políticas que intenten mejorar la calidad del aire que respiramos», y explica que «parte de las medidas que se están empezando a adquirir en ciertas ciudades como Londres son limitar el número de tráfico rodado, e intentar promover el uso de transporte público u otros métodos menos contaminantes como la bicicleta».

Sin embargo, actualmente España es el país europeo con más vehículos diésel de toda UE (cerca de un 70% lo son). Este tipo de motores son los más contaminantes, al ser los que más partículas emiten. Con ellos «aumenta el número de contaminantes, que son habitualmente dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre… y sobre todo lo que llamamos la parte particulada del aire: las PM 2,5 (las partículas que tienen un peso molecular de 2,5 micras), y las PM 10 (las que tienen un peso molecular de 10 micras)«.

Artículo anteriorEl Atleti se desenchufa de la Liga
Artículo siguienteRecetas navideñas