Quantcast

Nacido en Gaza ofrece una mirada «lírica y poética» sobre la guerra y sus consecuencias

MADRID,12 (EUROPA PRESS)

El documental 'Nacido en Gaza' lleva este viernes a los cines una mirada «lírica y poética» acerca de cómo la guerra transforma la vida de las personas y, en concreto, de los niños, cuyas experiencias y sentimientos se convierten en conductores de esta pieza audiovisual, dirigida por Hernán Zin.

Tal y como ha indicado durante una entrevista concedida a Europa Press, las «icónicas» imágenes de los ataques a una playa de Gaza, por los que murieron cuatro niños, fueron el principal detonante de esta cinta. Zin, que se encontraba en aquel momento rodando en México, propuso este proyecto a Jon Sistiaga y Bebe –productores del documental– y viajaron allí.

El autor se dio cuenta de que no quería contar el conflicto «de forma convencional», como lo había hecho con otras guerras durante más de dos décadas, sino detenerse y no dejarse llevar por el ritmo de los acontecimientos. «En la guerra corremos mucho tras los heridos y los tanques y, aunque es una narración poderosa, nos quedamos a veces en la epidermis, en la superficie», ha dicho.

Por ello, Zin optó por un estilo narrativo más poético con el objetivo, según ha explicado, de «parar el tiempo», meterse en la «intimidad» de estos niños y ver qué pensaba cada uno de ellos, una idea que tenía en «su cabeza» desde hace años para hallar una forma de «contar la guerra de otra manera más poderosa y fidedigna». «El objetivo era no contar lo mismo de siempre, parar el tiempo, lo que te permite la slow motion, ver cada detalle», ha dicho.

El director de 'Nacido en Gaza' cree que esta cinta llega en «un momento muy interesante», cuando países como Suecia, Reino Unido y España han reconocido el estado palestino. Con ella, considera que aporta una visión «más pragmática» que enfoca «lo esencial, lo que supone vivir con bombas».

JON SISTIAGA, PRODUCTOR

En este proyecto, Hernán Zin y Jon Sistiega hicieron un intercambio de roles, de manera que el segundo, con quien trabaja habitualmente el director de esta cinta, se convirtió en productor y su papel fue estar junto a él en el terreno, hablar con los niños y las familias y «llevar los refrescos», según ha explicado a este medio.

Sistiaga, quien tiene una larga experiencia en la cobertura de conflictos bélicos, ha asegurado que esta ofensiva contra Gaza es probablemente la peor de las que he visto. «La devastación ha sido mayor, nos contaron que la destrucción estaba siendo como nunca, murió muchísima gente», ha señalado.

«Lo que nos encontramos realmente fue un paisaje devastado y casi apocalíptico, la destrucción de algunos barrios ha sido casi total, se ve con imágenes aéreas, recuerda al Dresde de 1945», ha dicho.

El periodista destaca que la idea de centrarlo en los niños era una perspectiva novedosa, puesto que ellos eran los únicos que contaban lo sucedido «de manera descarnada y muy real». «No entienden las razones, les daba igual», recuerda.

Sistiaga recuerda que a pesar de ser niños, hablan «con entereza» y, de hecho, la mayor sorpresa fue encontrar en la mayoría de ellos un «discurso articulado», «muy sensato». «Mucha gente dice que si cierras los ojos y piensan en voz más ronca podía parecer un adulto», recalca.

Aunque «la guerra no es bella», el periodista cree que «puede ser lírica» y considera que, en este caso, la mirada de Hernán ha conseguido «hacer poesía de la guerra», lo que a su juicio «no significa hacerla bonita o épica».