Quantcast

PSOE se personará en la causa de los 200.000 euros si se 'señala a políticos' de CLM

El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que si la Audiencia Nacional, en relación con la pieza separada por los papeles de Bárcenas que investiga la adjudicación del contrato de basuras en Toledo en el año 2007 por el que supuestamente el PP cobró una comisión de 200.000 euros para la campaña de Cospedal, «decide señalar a dirigentes políticos que ahora gobiernan» en la Comunidad Autónoma, los socialistas se personarán en la causa «para evitar que haya interferencias».

En un desayuno informativo organizado por la Cadena Ser en Ciudad Real, García-Page ha dicho que es su intención que «se hable de Toledo de otra manera», y ha lamentado que la «corrupción sea la manifestación de un problema de fondo mayor, que es que en España se tolera la mentira y eso no tiene precio político».

«Es llamativo el debate sobre si debe o no seguir el juez Ruz con una causa que es clave para que se limpie la vida pública en este país», ha dicho García-Page. «Sería intolerable que hubiera interferencias políticas para que algo tan serio como lo que instruye el juez, que es la trama más seria de corrupción que afecta a este país».

Comisión parlamentaria que controle la ética de cargos públicos

De otro lado, el candidato del PSOE a la Presidencia de CLM ha avanzado que si llega a gobernar en la Comunidad Autónoma planteará que las Cortes regionales creen una comisión parlamentaria «que vele por la ética de los cargos públicos» en la que se incorporen ciudadanos «elegidos por sorteo de entre el censo electoral».

Así lo ha avanzado García-Page que ha explicado además que propondrá que los miembros del Gobierno comparezcan de manera pública y previa a tomar posesión ante esta comisión.

Dentro de esta propuesta, el líder del PSOE ha indicado además que para formar parte de esta comisión «se tendría que elegir a un Defensor de la Transparencia», algo que «no implicará más gasto», ya que será «alguien que dependa de las propias Cortes castellano-manchegas».

Registro público de las actividades de familiares de altos cargos

El socialista ha abogado además por una normativa que establezca un régimen de incompatibilidades estricto para los cargos públicos y por que los miembros del Gobierno regional paguen sus impuestos en la Comunidad Autónoma.

Ha apostado también por la creación de un registro público de actividades de las familias de los altos cargos del Gobierno regional, incluso de carácter retroactivo, y ha dicho que «tendría que ser imposible cobrar ni siquiera en concepto de dieta ninguna otra remuneración», más allá que la del cargo público.

«No me importa que un político tenga muchos puestos, me parece incomprensible cobrar tres o cuatro retribuciones», ha señalado, subrayando que si alguien tiene un cargo público y otro orgánico dentro de su partido «no debería cobrar por el orgánico».

Del mismo modo, ha apuntado que en el caso de que un cargo público tenga actividad privada «tiene que ser evidente que ésta tiene que estar separada de la vida política».

Se ha referido a la eliminación de la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha, ante lo que ha dicho que, al menos, se propone al llegar al Gobierno hacer una auditoria de las empresas públicas, ya que considera que «algunas cosas no están claras».

Dentro de las propuestas realizadas, García-Page se ha comprometido además a que en su primer año de Gobierno, todos los expedientes para calificar situaciones de dependencia «que están en los cajones» estén «tramitados y resueltos».

Dimisión de Soria si el Ministerio «no toma conciencia» del problema de Elcogas

En otro orden, el secretario general del PSOE ha advertido de que si el Ministerio de Industria, Energía y Turismo «no toma conciencia» del problema de Elcogas, empresa radicada en Puertollano que ha avanzado que cesará su actividad a final de año, los socialistas pedirán la dimisión del ministro del ramo, José Manuel Soria, «y se pedirán responsabilidades también en Castilla-La Mancha».

Emiliano García-Page ha puesto el acento en que el problema de esta empresa «tiene raíz política».
«Si se quiere se puede, y vamos a empujar mucho para que deje de haber un incumplimiento», ha dicho García-Page, que se ha preguntado «cómo es posible que hace diez años todos los partidos políticos empujaran por un cambio en el modelo energético y ahora el Gobierno deje a esta empresa con la brocha colgando».

Toledo tendrá un «superávit simbólico» y recogerá la política fiscal «pactada»

El también alcalde de Toledo, se ha referido a su gestión al frente del Ayuntamiento de la capital regiona y ha asegurado que las próximas cuentas municipales para el año 2015 contarán con un «superávit simbólico y sin necesidad de ajuste», además de que recogerán una política fiscal «pactada por los tres grupos municipales (PSOE, PP e IU) en el Ayuntamiento».

García-Page ha dicho que «aunque pueda resultar extraño, será así», y se presentarán unos presupuestos que «demostrarán que las cuentas están saneadas».

«Eso sí, será un superávit simbólico, pero demostraremos que somos capaces de tener un presupuesto estable sin recortar ni un solo servicio público, aumentando los servicios sociales y sin haber despedido a nadie», ha enfatizado.

Credibilidad, consenso y estabilidad

Emiliano García-Page ha abogado por «cuatro pistas» necesarias para certificar la «catarsis» de la sociedad actual, como son «la credibilidad en la gestión pública, la recuperación de consensos y equilibrios, un crecimiento social compartido y estabilidad social antes que política».

En este sentido, ha señalado que «no puede haber estabilidad política si no hay estabilidad social», además de que «no hay que tener miedo a la discrepancia ya que solo se puede llegar a acuerdos si se piensa distinto».

En este punto, ha destacado que si el crecimiento económico «es de unos a costa de otros, no es crecimiento, porque no lo aprovechará el conjunto», después de que la brecha social «se ha abierto mucho en los últimos años».

«Compromiso íntegro con la región»

García-Page ha asegurado que su nivel de compromiso con la región «es íntegro» y de esa manera se dedicará a la región, ante lo que se ha preguntado si la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, «se va a quedar en la oposición si pierde las elecciones».

«No es una pregunta retórica, es importante saber antes de un proceso electoral qué papel quiere jugar cada uno», ha dicho el socialista, recalcando que «la responsabilidad de una región requiere dedicación absoluta».

Es «imposible» que haya una reforma constitucional «sin el consenso del PP»

De otro lado, el secretario de los socialistas castellano-manchegos ha asegurado que es «imposible» que en España se lleve a cabo una reforma constitucional «si no está el PP» en ese consenso.

Emiliano García-Page ha recalcado que el PSOE «tiene clara» su intención de «volver a cohesionar el país», pero «lo cierto y verdad es que no cabe que haya un consenso constitucional sin el PP».

«No creo que el PSOE tenga que ir ni que vaya a buscar un frente de reforma constitucional si no está el PP. Es imposible que haya una reforma, cuantitativa y cualitativamente», ha incidido.

En este encuentro informativo, el socialista se ha referido además al papel de Podemos en la actualidad, asegurando que «están proliferando formaciones políticas que no trazan un camino claro para no enfrentarse con nadie, y eso no es útil para la sociedad».

Ha apuntado que en todo caso el PSOE regional «no está en la estrategia de un pacto bajo ningún concepto, ni con Cospedal, ni con Podemos», sino que está buscando «un espacio propio con el aval de lo mucho que el PSOE ha hecho y con seriedad en los planteamientos».

Debate sobre la fiscalidad de las CCAA

Por último, García-Page ha destacado que el debate sobre el trato fiscal a las comunidades autónomas «es crucial para Castilla-La Mancha«, una región que «necesita a alguien que anteponga los intereses regionales a los partidistas».

«La fiscalidad es una solidaridad compartida, no 17 fiscalidades, una parte de la riqueza de Navarra, del País Vasco o de Cataluña tiene que ver con nosotros, como ciudadanos, como contribuyentes o como consumidores», ha enfatizado.

En este punto, ha criticado las «tentaciones del Gobierno» de «cambiar dinero por paz» en el caso de Cataluña, advirtiendo que en el reparto fiscal «nos jugamos mucho en cuanto a la cohesión», ha concluido.