Quantcast

El 'Pequeño Nicolás' contraataca: «Tengo pruebas contra la vicepresidenta y el ministro del Interior»

«La abogacía del Estado se ha personado en mi causa a instancias del CNI porque dicen que es de interés público. A mí me gustaría saber por qué se personan en mi caso y no en el caso Bárcenas, en el de Pujol o en todos los casos de corrupción que se han vivido en este país. Yo creo que no voy a ser un peligro para España; yo sólo seré firme y mantendré que nadie me va a callar», así comenzó 'Fran' su reaparición en Telecinco, antes de explicar que «yo voy a garantizar mi seguridad, garantizar que pueda tener una vida tranquila y a partir de ahí, ya se verá».

«Sí tengo pruebas que demuestran mi vinculación con el CNI. Colaborar con ellos es algo que no deja pruebas evidentes, pero yo me curé en salud e hice ciertas acciones para que cuando tenga que explicarlo pueda tener material para defenderme», explicó sobre su vinculación con los servicios secretos.

«El CNI me pide sobre todo información. Quien pide la colaboración conmigo son ellos. 'Charly' es una palabra que se utiliza para los colaboradores sin remuneración. Ahora lo único que quieren es una campaña de desprestigio para decir que me invento las cosas o que soy un fabulador», agrega.

«La vicepresidenta del Gobierno se dedica a establecer contenidos tanto en prensa escrita como en televisiones», acusa, expresando que «tengo pruebas de las llamadas y tengo los escritos que lo demuestran», antes de añadir que «están prefabricando pruebas para cuando se levante el secreto de sumario». «Al ministro se le nota que sabe algo que no quiere contar; sólo da explicaciones banales», añade.

AMENAZAS

«Tengo una prueba que es la menos sensible de todas y que pondrá en riesgo la credibilidad del ministro de Interior y de la vicepresidenta del Gobierno, a los que quiero preguntar si confían en su comisario de asuntos internos de la Policía Nacional, Marcelino, y en que la detención fue totalmente regular», lanza, asegurando que estas pruebas saldrán «a medida que vaya pasando la semana».

«En estos días se ha acercado a mí muchísima gente del Gobierno a través de mediadores. Su pregunta era que qué tengo. Y me parece grave la entrada en mis vehículos y de mi entorno a removerlo todo, y luego no llevarse ni GPS ni nada. Han desaparecido matrículas, se han encontrado todo removido y con ventanillas abiertas», relata.

«En el CNI hay buenos y menos buenos, y lo digo así porque así no tengo otra querella», apunta, antes de definir a este organismo «como la TIA de Mortadelo y Filemón», aunque ahí dentro «admiro la labor de muchísima gente que trabaja y se juega la vida».

«Con el marido de Cospedal he tenido dos reuniones, aunque no tengo fotos. Fueron aperitivos en el Teatro Real de Madrid, porque querían hacer un tema con unos egipcios. Coincido allí con él. Pero yo no pintaba nada en la reunión, en este caso como en otros», expone, antes de afirmar que «con Cospedal no tengo relación, no me conoce».

«Tengo más trato con Soraya, desde que era muy pequeñito, 2006-2007, con 12-13 años. A mí me gustaba asistir a eventos políticos y seguir la actualidad. Luego yo he llevado a mucha gente y he afiliado a mucha gente», comenta. «Él me dijo que Ana Botella no quería saber nada de mí. Ella ya ha reconocido que estuve en su despacho, en una reunión cordial», comenta.

¿COMISIONES?

Nicolás afirma ante la acusación de llevarse comisiones gracias a la intervención del secretario de Estado de comercio o del Gobierno. «Las empresas privadas tienen que estar en contacto con las instituciones, y estas tienen que facilitar dichas relaciones», explica, antes de definirse como «comisionista o conseguidor». «Era dinero totalmente lícito», afirma.

«A quien diga que he cobrado por salir en televisión: burofax y querella. Que digan lo que quieran. Sólo lo dicen para intentar descalificarme. Si vengo es porque me siento tranquilo», añade.

Cuestionado por los WhatsApps enviados con Jaime García Legaz, en los que apareció mencionada Isabel Mateos, 'La Pechotes', Nicolás declaró que «creo que es normal entre dos personas de confianza hablar de mujeres».

«Con Ana Botella hablé de seguridad: de su seguridad personal y de gente deshonesta que había. A mí me gustaría preguntarle cómo se gestó nuestro encuentro», expresa, agregando que «temió por su seguridad porque se filtraban todos los sitios a los que ella había porque había gente deshonesta en su escolta». «En su coche he estado en varias ocasiones, e incluso una vez nos quedamos tirados con su Prius. Tengo pruebas, pero en este caso no es material sensible», agrega.