Quantcast

Un policía mata a un hombre negro desarmado en Arizona

Un oficial de policía de la ciudad estadounidense de Phoenix, en el estado de Arizona, ha matado a balazos a un hombre negro desarmado, durante una pelea que se inició cuando el agente trato de arrestarle por vender droga en la calle.

En un comunicado, el Departamento de Policía de Phoenix ha explicado que el agente, con siete años de experiencia, tuvo que perseguir al sospechoso, identificado como Rumain Brisbon, de 34 años, que trató de huir tras su intervención.

De acuerdo con esta reconstrucción de los hechos, el policía logró alcanzar a Brisbon e intentó reducirlo. Sin embargo, no logró controlar la mano del sospechoso –que, según añade el comunicado, seguía insultando al agente– y, ante la sospecha de que tuviese un arma de fuego en el bolsillo, el oficial de policía realizó dos disparos en el torso.

El hombre falleció a causa de estos impactos de bala antes de que pudiesen llegar los refuerzos que había solicitado previamente el agente de policía, que por el momento no ha sido identificado. La Policía habría hallado entre la ropa del fallecido un frasco de pastillas de oxicodona.

Asimismo, el informe policial indica que en un coche cercano, sobre el que estaba apoyado el sospechoso antes de ser interceptado por el agente de policía, había una pistola semiautomática y un frasco con marihuana.

Este hecho coincide en el tiempo con las protestas en Nueva York y en otros lugares de Estados Unidos –principalmente en Ferguson— contra la muerte en condiciones similares de otros dos ciudadanos afroamericanos a manos de la Policía. Los agentes involucrados en estos hechos han sido puestos en libertad sin cargos por dos jurados estatales.