Quantcast

CSN revisa «con independencia» la información para la reapertura y rehúsa entrar en debates políticos

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El presidente del CSN, Fernando Martí, ha asegurado que el Consejo se encuentra actualmente evaluando con «todo el rigor técnico y máxima independencia y transparencia» la información adicional que el propietario de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) tuvo que proporcionar al consejo, al mismo tiempo que ha rehusado entrar en los debates políticos que se están produciendo porque su misión, según ha insistido, es garantizar la seguridad de la planta.

Martí ha realizado estas afirmaciones durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, para dar cuenta del informe de actividad de la actividad nuclear española durante 2013. En ella también ha recordado que Garoña se encuentra «en condición de parada y con todo su combustible en piscina», un proceso en el que «se está garantizando la seguridad siempre». En concreto, la central permanece en parada desde diciembre de 2012 y se estudia las condiciones para su reapertura hasta 2031.

«Sobre el siguiente paso de Garoña, recibir toda la información, analizar y decidir. Estamos ahora en ello. (…) Vamos a decidir cómo se va a investigar la vasija, y en cuanto se decida, veremos qué vamos a hacer», ha insistido en respuesta a varios diputados de la oposición que han insistido sobre el tema.

¿HAY LA MISMA SEGURIDAD EN UNA CENTRAL DE 40 AÑOS QUE DE 60?

Durante su intervención, varios diputados de la oposición le han preguntado si Garoña, la planta atómica más vieja de España tal y como han recordado, cumpliría todas las condiciones de seguridad de procederse finalmente a su reapertura hasta los 60 años de vida, 'cumpleaños' que alcanzaría si se reabre hasta 2031.

«El debate de pasar de 40 a 60 años es un debate de política y de mix energético en el cual el CSN no puede entrar. Sólo en que si a los 40, 45 o 50 años si hay seguridad en la planta. (…) Lo que no podemos meternos es en política energética. El CSN hace que sea seguro lo que propone el Gobierno o los reguladores y no se puede entrar en dinánimcas de política energética», ha reiterado en varias ocasiones el 'jefe' del órgano regulador, destacando también que con Garoña, siempre, «el nivel de exigencia es completo».

En otro orden de cosas, Martí ha sido cuestionado por la oposición sobre las quejas que ayer miembros de AMAC realizaron a los diputados durante la reunión de la ponencia del CSN en la Cámara Baja, una reunión que se produjo a puerta cerrada, y en la que un par de representantes lamentaron la nula relación con el Consejo, a diferencia de tiempos pasados y mejores. «Tomaré medidas para que esto no sea una preocupación», ha sentenciado.

UNA NUEVA WEB Y UN PLAN DE COMUNICACIÓN

Por otro lado, Martí ha indicado que el Pleno del Consejo trabaja en la nueva web para que ésta sea referente a nivel nacional e internacional en seguridad nuclear y protección radiológica, no sólo como organismo competente en la materia sino como fuente de información y por otra parte ser ejemplo de transparencia. La web se encuentra en fase de pruebas y espera que esté en marcha a comienzos de 2015.

Asimismo, se está trabajando en un plan de comunicación a la promoción de la misión del CSN y que da respuesta a la propuesta de resolución del Congreso el año pasado. Será tanto interno como externo, de carácter multidisciplinar, y que implicará a toda la organización. Estará basado, según ha detallado, en el posicionamiento que se desee que ocupe la institución, la proyección o alcance de la institución, o su imagen, por ejemplo.

Sobre la actividad de la institución en 2013, Martí ha destacado «el correcto comportamiento» de las instalaciones reguladas por el CSN, no habiendo supuesto ningún riesgo ni para las personas ni para el medio ambiente.

El presidente del organismo regulador ha certificado también que la calidad radiológica del medio ambiente en 2013 se mantuvo dentro de la normalidad, tanto en el entorno de las instalaciones nucleares como en el territorio nacional.

Desde el PSOE, José Segura, ha señalado en referencia a Garoña que nunca los operadores habían solicitado «una ampliación de 20 años», cuando hasta ahora era de diez años.

Por parte de CiU, Jordi Jané ha pedido al presidente del Consejo que no cese de implantar en las centrales las mayores medidas de seguridad y garantía tras Fukushima.

El diputado de la IU Álvaro Sanz cree que se están sometiendo a «demasiadas presiones» cuestiones como la independencia, transparencia y participación del CSN.