Quantcast

Muerte de un ultra del Depor: El club gallego sí que avisó a la Policía del viaje de los Riazor Blues

Un empleado de la seguridad del Deportivo de la Coruña recibió un chivatazo que comprobó y verificó como cierto. Tras ello y como es preceptivo, el miércoles advirtió a la Policía de que al menos un autobús de los Riazor Blues viajaría a Madrid en la madrugada del domingo con ocasión del partido liguero matinal que el club gallego jugaría frente al Atlético. Un día después, el jueves 27, la Policía coruñesa hizo llegar esa información a la Comisión Antiviolencia, según un comunicado del Sindicato Unificado de Policía (SUP). No parece que importase o que se considerase relevante esa información, porque ese mismo día, la Comisión declaraba el partido de «bajo riesgo».

El diario El Mundo, en una información de Eduardo J. Castelao, asegura que el Depor niega haber vendido lasa entradas a los ultras. Y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia, hacía pública una nota en la que afirmaba que los agentes gallegos informaron a la Comisión Antiviolencia de ese viaje los ultras gallegos.

En ese comunicado se puede leer que «los funcionarios encargados de remitir la información la enviaron en tiempo y forma a la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, a través de la Comisión Nacional del Deporte». Yla Federación de Peñas del Deportivo vendió 325 entradas tanto a las peñas de La Coruña (110) como a dos peñas de Madrid (110). 

El caso es que la reunión de Antivioencia ocurrió el jueves 27 de noviembre. Allí se tomó la decisión de declarar el partido como de «bajo riesgo», con lo que el operativo policial quedó en 60 agentes -100 policías nacionales y 60 municipales- con la obligación de montarlo dos horas antes del comienzo del partido entre el Atlético y el Deportivo. Pero a las 10:00 horas del domingo, la reyerta entre radicales ya había finalizado.