Quantcast

La Policía conocía que el Frente Atlético había quedado «para desayunar»

La violenta reyerta que ayer tuvo lugar en los alrededores del Calderón entre diferentes aficiones radicales y en la que ha perdido la vida un hombre de 43 años, ultra del Deportivo de A Coruña, no pudo ser controlada por las autoridades policiales. Los hombres ultra del equipo madrileño habían quedado mediante whatsapp para «desayunar», según informaciones que publica hoy el diario El Mundo.

Los agentes conocían la cita pero no sabían que los Riazor Blues, grupo radical del Depor, habían alquilado autobuses para burlar la seguridad y salieron desde un lugar diferente al habitual. A ellos se sumaron otros grupos ultras como los Ultra Boys de Gijón, los Bukaneros y los Alkor Hooligans. El Frente Atlético les estaba esperando para protagonizar la triste pelea, una de las más multitudinarias de los últimos años.

La quedada del Frente Atlético suele ser habitual, por lo que no se valoró el riesgo que existía, valorado por la Comisión como «bajo». Un pequeño dispositivo policial no pudo controlar la mortal reyerta que tuvo lugar antes de comenzar el partido, el cual no fue cancelado por motivos de tiempo. Las patrullas no llegaron a tiempo para parar la batalla campal en la que participaron cerca de 200 hombres.

Hasta el momento hay 21 detenidos que pasarán a disposición judicial en las próximas horas, de los que podrían no estar los responsables de la muerte del aficionado del Depor, Francisco Javier Romero Taboada, según ha informado la Cadena Ser.

Fuentes conocedoras del suceso han informado a Europa Press de que ya en la previa del partido del pasado sábado que enfrentó en el estadio Vicente Calderón al Atlético de Madrid frente al Málaga, en los círculos de radicales ya se hablaba de un posible enfrentamiento con los seguidores del Deportivo con motivo de su visita a Madrid este domingo.

Habitualmente, los grupos 'ultras'null cuentas con un teléfono móvil que pertenece al grupo desde el cual se difunden los mensajes a todos sus integrantes, ya sea información relativa a la adquisición de entradas, actividades como la venta de lotería o también concentraciones de este tipo. El Frente Atlético cuenta con este sistema de organización, según ha podido saber Europa Press.

Pese a que en el partido de este domingo la grada del Fondo Sur del Vicente Calderón estaba llena, los principales dirigentes del grupo 'ultra' no se encontraban en el estadio. Desde el fondo apenas se han dirigido cánticos de animación, como es habitual en todos los partidos, ni se ha utilizado un dispositivo de megafonía con el que cuentan los 'ultras' de forma estable en la grada y que hoy ha permanecido todo el encuentro cubierto con plásticos.

Tampoco se han visto las banderas de grandes dimensiones que habitualmente se ondean en ese fondo y que se guardan en un cuarto junto al resto de material de animación del grupo, dentro del propio estadio, en uno de los vomitorios que da acceso a la grada del fondo sur.

La enemistad de los 'ultras' del Deportivo y el Atlético tiene un trasfondo básicamente político dado que los radicales del equipo gallego profesan una ideología de extrema izquierda y, por su parte, los del Frente la ideología de sus dirigentes y simbología se corresponde con la extrema derecha.